¿Conoces los efectos de las benzodiazepinas en el cerebro? Para tratar los ataques de pánico y los ataques de ansiedad existe una medicación muy variada. Los ansiolíticos son una opción para tratar estos trastornos psicológicos y los mismos deben ser prescriptos por un profesional luego de haberse efectuado un diagnóstico médico.

Alprazolam y clonazepam

Estos medicamentos se utilizan para inhibir el miedo y la ansiedad, pero deben ser ingeridos durante un período corto de tiempo, no más de unas pocas semanas o meses. Su ingesta debe ser interrumpida de forma gradual y cuidadosa con el control de un médico.

Bajo ningún concepto se deben dejar de tomar de forma brusca.El alprazolam actúa controlando los estados de ansiedad y es eficaz en el tratamiento de las crisis de angustia. Pertenece a la familia de benzodiacepinas que funcionan disminuyendo la excitación del cerebro. Además, el alprazolam interviene como antidepresivo, tiene propiedades sedantes-hipnóticas y anticonvulsivas.

El clonazepam es distribuido por Roche con el nombre de rivotril en América Latina, y es una droga que pertenece también al grupo de benzodiacepinas. Actúa como depresor del sistema nervioso central, por lo cual tiene propiedades ansiolíticas y anticonvulsionantes

Para tratar desórdenes psicológicos como la depresión, ataques de pánico y ansiedad, recuerda que no existe un tratamiento que brinde resutados inmediatos y efectivos. Para que el tratamiento con clonazepam sea eficaz, debe realizarse por un período de tiempo extenso a fin de que el mismo actúe adecuadamente.

Fuente original