La imipramina efectos secundarios y efectos colaterales

La imipramina es un fármaco antidepresivo que posee la capacidad de inhibir la recaptación de noradrenalina y serotonina, aumentando la disponibilidad de estos neurotransmisores en el sistema nervioso central.

Esta droga suele  prescribirse para abordar los estados depresivos de todo tipo  y; como sucede con la mayoría de los medicamentos antidepresivos, puede provocar efectos secundarios agudos que podrían implicar la suspensión de dicho tratamiento.

La imipramina efectos secundarios , efectos colaterales y reacciones adversas

Entre los efectos secundarios más comunes, la imipramina puede provocar trastornos del sueño, ansiedad, constipación, sequedad y trastornos del sueño.

 

Efectos Colaterales y Secundarios:

Los efectos indeseados son usualmente leves y transitorios, desapareciendo bajo tratamiento continuado o con una reducción de la dosis. No siempre se correlacionan con los niveles plasmáticos de la droga o con la dosis. A menudo es difícil distinguir ciertos efectos indeseables de síntomas de depresión tales como fatiga, trastornos del sueño, agitación, ansiedad, constipación y sequedad de boca. Si tienen lugar reacciones neurológicas o psíquicas severas, imipramina debe ser retirado. Los pacientes de edad avanzada son particularmente susceptibles a los efectos anticolinérgicos, neurológicos, psíquicos y cardiovasculares. Su capacidad para metabolizar y eliminar drogas puede hallarse reducida, llevando ello al riesgo de concentraciones plasmáticas elevadas con dosis terapéuticas.

- Efectos psíquicos: Ocasionales: Somnolencia, fatiga, inquietud, confusión, delirio, desorientación, alucinaciones (en particular en los pacientes de edad avanzada y en los pacientes con enfermedad de Parkinson), aumento de la ansiedad, agitación, trastornos del sueño, oscilación de depresión a hipomanía o manía. Raros: Activación de síntomas psicóticos. Casos aislados: Agresividad.

- Efectos neurológicos: Frecuentes: Temblor. Ocasionales: Mareos, cefalea, parestesias. Raros: Crisis epilépticas. Casos aislados: Cambios en el EEG, mioclonías, debilidad, síntomas extrapiramidales, ataxia, trastornos del lenguaje, fiebre por drogas.

- Efectos anticolinérgicos: Frecuentes: Sequedad de boca, sudoración, constipación, trastornos en la acomodación visual, visión borrosa, sofocos. Ocasionales: Alteraciones de la micción. Casos aislados: Midriasis, glaucoma, íleo paralítico.

- Sistema cardiovascular: Frecuentes: Taquicardia sinusal, hipotensión postural, cambios en el ECG clínicamente irrelevantes (por ejemplo, cambios en ST y T) en pacientes con función cardíaca normal. Ocasionales: Arritmias, trastornos de conducción (por ejemplo, ensanchamiento del complejo QRS, cambios en el segmento PQ, bloqueo de rama), palpitaciones. Casos aislados: Incremento de la presión sanguínea, descompensación cardíaca, reacciones vasoespásticas periféricas.

- Tracto gastrointestinal: Ocasionales: Náuseas, vómitos, anorexia. Casos aislados: Estomatitis, lesiones de lengua, trastornos abdominales.

- Hígado: Ocasionales: Transaminasas elevadas. Casos aislados: Hepatitis con ictericia o sin ella.

La imipramina efectos secundarios agudos

En el caso de que la imipramina provoque efectos secundarios agudos como reacciones psíquicas o neurológicas severas, el tratamiento con esta droga debe suspenderse inmediatamente.

Generalmente, los pacientes de mayor edad son propensos a padecer  estos efectos, por lo que no se recomienda en estos casos el tratamiento con imipramina.

Si deseas obtener mayor información acerca del tratamiento con imipramina para la ansiedad y sus efectos secundarios, comenta en este artículo tus inquietudes. Te brindaremos la información necesaria para despejar todas tus dudas.

Haz clic aquí para leer el artículo original

Email