Pregabalina: ¿Ansiolítico como tratamiento para superar la adicción a los ansiolíticos?

La adicción a los ansiolíticos te puede amargar la vida

Hoy en día no podemos fiarnos ciegamente de nuestro médico si tenemos un problema grave de ansiedad. También es importante que estemos informados de verdad.

El asunto se pone mucho más delicado cuando la persona quiere saber qué enfoque usar como tratamiento para superar la adicción a los ansiolíticos.

 

Hay un fármaco llamado PREGABALINA que se está utilizando para eliminar esta dependencia a las benzodiazepinas. También se suele usar para tratar el dolor, la epilepsia o el trastorno de ansiedad generalizada. Su nombre comercial es Lyrica® y lo fabrica Pfizer.

Aquí tienes algunos resultados redactados por SIIC (Sociedad Iberoamericana de Información Científica) hablando del uso y los efectos secundarios de este fármaco.

 

Usando pregabalina para superar la dependencia a las benzodiazepinas (DB)

En un principio, la eficacia clínica de la pregabalina en la DB fue sugerida en un caso clínico y en una serie de 4 casos. Luego, se efectuó un estudio abierto con 15 pacientes de ambos sexos, con DB crónica y trastorno depresivo concomitante. En esta investigación, la benzodiazepina fue sustituida gradualmente por pregabalina. Todos los participantes abandonaron el consumo de benzodiazepinas y presentaron una reducción significativa de los signos y síntomas de ansiedad y depresión. También mejoró su función cognitiva. Estos resultados fueron evaluados con la Hamilton Depression Rating Scale (HDRS), la Hamilton Anxiety Rating Scale (HAM-A) y la Mini Mental State Examination (MMSE). Los efectos adversos de la pregabalina fueron pasajeros y remitieron dentro de las 2 semanas. Los más frecuentes fueron los mareos y la fatiga, mientras que la sedación, los calambres en los miembros inferiores y la disartria fueron menos comunes.

En un estudio reciente se halló que los pacientes en tratamiento con pregabalina disminuyeron su consumo de benzodiazepinas en un 48%. Aun más, el 24% de los pacientes que recibió pregabalina abandonó por completo el consumo de benzodiazepinas.

En otra investigación, un estudio abierto de 12 semanas, participaron 282 individuos de ambos sexos con diagnóstico de DB. El 52% de los participantes que recibió pregabalina, abandonó el consumo de benzodiazepinas. Los resultados fueron más exitosos en mujeres, y no variaron según la benzodiazepina consumida o ante la presencia de otro trastorno asociado con el consumo de otra sustancia. Los resultados iniciales de los pacientes con el BDZ Withdrawal Symptom Questionnaire disminuyeron en un 60%. Asimismo, los síntomas de ansiedad mejoraron en un 70%, y el estado clínico general mejoró casi un 50%.

Recientemente, se publicó el primer estudio a doble ciego, controlado con placebo, que evaluó el uso de pregabalina en la interrupción del uso crónico de benzodiazepinas. Participaron 138 pacientes con trastorno de ansiedad generalizada. A los participantes se les modificó la medicación a una dosis equivalente de alprazolam (de 1 a 4 mg/día), por 2 semanas. Treinta y dos pacientes abandonaron el ensayo. De las 106 personas que continuaron el estudio, 56 recibieron pregabalina y 50 recibieron placebo. Durante las primeras 3 a 6 semanas, se interrumpió progresivamente el alprazolam y los participantes comenzaron el tratamiento con pregabalina (desde 150 mg/día hasta 600 mg/día) o placebo según el grupo. Luego, durante las últimas 6 semanas, los pacientes continuaron con la pregabalina o el placebo, pero sin la benzodiazepina. Cuarenta y nueve pacientes completaron el estudio, 30 del grupo que recibió pregabalina y 19 del grupo que recibió placebo. Debido al índice de abandono, la diferencia entre los grupos no fue estadísticamente significativa. De todas maneras, el odds ratio (OR) fue favorable a la pregabalina (OR: 1.39; intervalo de confianza del 95%: 0.87-2.16). El porcentaje de participantes que finalizó el estudio fue mayor para el grupo tratado con pregabalina (53.6%), en comparación con el grupo que recibió placebo (38%). Aquellos que recibieron pregabalina obtuvieron una mejora en la gravedad de la ansiedad, en los síntomas de abstinencia durante la interrupción de la benzodiazepina y en el estado clínico general. Ambos grupos mejoraron en un 20% el rendimiento cognitivo y la velocidad psicomotora. Esto último fue evaluado a través del Digit Symbol Substitution Test. No se encontraron diferencias con respecto a los efectos adversos. De todas maneras, los mareos transitorios, las parestesias, la visión borrosa y los edemas periféricos fueron más frecuentes en el grupo tratado con pregabalina.

 

Efectos Adversos de la pregabalina (Lyrica)

Los efectos adversos más frecuentes con la pregabalina son los mareos y la somnolencia, la visión borrosa, la boca seca y el aumento de peso. También se destacan los edemas periféricos y las alteraciones de la atención y la concentración.

Otro aspecto preocupante está relacionado con las alteraciones en la cognición y en la conducta psicomotora que produce la pregabalina. En un estudio aleatorizado que utilizó como comparador activo 3 mg/día de alprazolam, se observó que la pregabalina, en dosis de 450 mg/día, causó pocos efectos adversos en la cognición y psicomotores, en relación con el placebo. De hecho, el efecto de la pregabalina sobre el tiempo de reacción, la vigilancia y la memoria a corto plazo no varió en comparación con el placebo. De todas maneras, los autores refieren que la pregabalina se asocia con el aumento de la sedación y atención dividida.

Sin embargo, en otro estudio aleatorizado con 30 voluntarios sanos, la pregabalina (600 mg/día) se asoció con efectos adversos graves sobre la función cognitiva.

Por último, recientemente se realizó un metanálisis de 38 ensayos aleatorizados en los que participaron 11.918 pacientes, de los cuales 8.235 recibieron pregabalina. En el 51% de los estudios (21/38), la pregabalina produjo más efectos adversos que los verificados en el grupo placebo. Los efectos adversos de la pregabalina dependieron de la dosis. En orden decreciente de aparición, los efectos adversos fueron somnolencia, alteraciones de la atención y “pensamientos anormales”. De esta forma, se sugiere que la pregabalina en dosis bajas o moderadas (entre 75 y 300 mg/día), no provoca alteraciones cognitivas. Más aún, en dosis más elevadas (450 mg/día) tiene un impacto menor en la función cognitiva que las benzodiazepinas. De todas maneras, en dosis mayores (> 600 mg/día), la pregabalina podría causar efectos adversos cognitivos, especialmente en lo relacionado con dirigir la atención, la rapidez mental y la fluidez verbal. (Leer más)

 

Si crees que tienes dependencia a las benzodiazepinas, habla con tu médico, enséñale esta información y dile que quieres estudiar cuál es el mejor tratamiento para superar la adicción a los ansiolíticos. Los mayores expertos en el tema recomiendan usar los ansiolíticos durante 4 semanas máximo. Lo triste es que hay gente que lleva AÑOS tomando esta droga. Por eso es nuestra responsabilidad informarnos como es debido y tomar el control de nuestra salud física y mental, no dejarlo absolutamente todo en manos de un médico.

Déjanos un comentario y coméntanos tu caso especial para ver cómo podemos ayudarte.

 

  • http://www.todosobrelaansiedad.com JAVIER

    llevo casi 10 años tomando clonazepam, muy interesante lo que leí en su artículo.
    saludos.

  • http://www.todosobrelaansiedad.com JOSE RENE LOPEZ

    la pregabalina es por siempre o por tratamiento y termina con el dolor..