Trastorno de Pánico/Angustia

¿Has tenido uno o más ataques de pánico?

Si has vivido un ataque de pánico, reconocerás con facilidad estos síntomas:

  • Miedo a perder el control o a volverte loco
  • Miedo a morir.
  • Palpitaciones el corazón, se acelera, tiene sacudidas
  • Sudoraciones
  • Temblores o sacudidas
  • Sensación de ahogo, sientes como si te faltara el aire o el aliento,
  • Sensaciones de atragantarse
  • Opresión en el tórax y malestar en el pecho
  • Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)
  • Escalofríos o sofocos
  • Ganas de vomitar, náuseas o molestias abdominales
  • Inestabilidad y mareos con sensación de desmayo
  • Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo)

Estos síntomas son muy intensos y duran poco tiempo (aunque en el momento parezca que duran una eternidad). Se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos.

Lo que suele pasar es que un día viviste un ataque de pánico. Apareció de forma repentina. No sabías lo que te estaba pasando.

Cuando la ansiedad aumenta, sientes cómo tu corazón se acelera, parece que se va a salirse del pecho o que va a explotar.

Te cuesta respirar, sientes como si no te llegara el oxígeno, te falta el aire, el aliento, y tu respiración empieza a ser más rápida. La sensación de ahogo es cada vez más fuerte.

Te mareas, como si todo diera vueltas. Sientes una inestabilidad general que te hace sentir más inseguro.

Sientes un sudor frío, en las manos, como un escalofrío. Tienes un temblor que temes que signifique que todo va a ir a peor.

Hay momentos en los que te sientes fuera de la realidad, como si no fueras tú.

De repente empiezas a notar como si tu cuerpo fuera por libre, sientes que estés a perdiendo el control. Tienes la sensación de que algo horrible está a punto de suceder. Sientes que vas a desmayarte, morirte por un ataque al corazón o asfixiado, o que vas a volverte loco.

Quieres controlar y eliminar esos síntomas que parecen tan peligrosos y desagradables. Pero cuanto más intentas controlar, más descontrol sientes.

Sientes la imperiosa necesidad de escapar.

El ataque empieza de repente y acaba de la misma manera.

Desde que ese momento, tienes mucho miedo de volver a vivirlo. Tienes pensamientos preocupantes que no puedes controlar.

El miedo te hace fijarte constantemente en lo que sientes y piensas. Tu respiración, tu corazón, la sensación de mareo… Estás muy pendiente de lo que te pasa en tu cuerpo. Quieres dominar los síntomas corporales, te preocupa que de repente aumenten y te lleven a perder el control.

Te preocupa cómo todo esto va a afectar a tu vida. Te preocupa que los síntomas te hagan enfermar, que te vayas a volver loco, que todos te vean como una persona débil mental y emocionalmente.

La sensación de que algo va mal en tu cuerpo y en tu cabeza te hace estar desmotivado, sin ganas de hacer nada, incluso deprimido.

Al principio puede que no asociaras los ataques a ninguna situación, pero a medida que se van repitiendo, temes que se produzcan en algunas situaciones. Si eso ocurre, empiezas a evitar algunos planes o ir a determinados sitios. Puedes desarrollar Agorafobia.

Temes volver a tener un ataque y enloquecer o morir. Te sientes culpable y estúpido por no poder controlarlo.

Qué NO es un Trastorno de Pánico:

Ataques de pánico por consumo de sustancias

Hay persona que al consumir sustancias como cocaína, cannabis, alcohol e incluso excesivo café, experimentan síntomas de ansiedad muy intensos.

Si dejan de consumir, pueden pasar dos cosas:

  • que no tengan más ataques de pánico (ya no reaccionan a la sustancia),
  • que hayan desarrollado miedo y ansiedad ante los síntomas y esto les haga alimentar la ansiedad, creando más síntomas. En ese caso, conviene que aprendan las técnicas de Pánico Perdido. Además les ayudará a no consumir.

 

Ataque de pánico ante una situación de peligro real

Por ejemplo, la persona tiene un ataque de pánico durante una situación intensa como un accidente o un atraco (o minutos después). Si tuviste un ataque de pánico tras haber vivido una situación muy intensa y estresante, es una reacción normal. No estamos preparados para ese tipo de experiencias, sobrepasan en ese momento nuestros mecanismos de defensa. No estás imaginando o adelantando peligros, sino que los estás viviendo.

Tras el ataque te pueden pasar dos cosas: o se te va pasando, y lo digieres como un recuerdo desagradable pero del pasado, o desarrollas miedo a situaciones parecidas y a los síntomas de ansiedad. En ese caso, te conviene aprender las técnicas de Pánico Perdido y Calma Post-Trauma.

 

Ataque de pánico aislado

Hay personas que tienen un episodio de pánico que no les supone mayor problema. Por ejemplo, imagina una persona con estrés en el trabajo que al final de una semana de gran sobrecarga, acaba teniendo un ataque de ansiedad. Si descansa ese fin de semana, y la siguiente semana de trabajo es más tranquila, puede quedarse en unos minutos muy desagradables.

 

Ataque de pánico por condición médica

Hay que descartar que tengas alguna enfermedad o condición médica que esté provocando la ansiedad. En este caso, la ansiedad es secundaria a la enfermedad médica. Cuando se trata la enfermedad, la ansiedad desaparece. No es lo mismo que una enfermedad te genere ansiedad. La propia ansiedad crea síntomas físicos parecidos a los de la ansiedad o el pánico. mecansimo gisiologivoco quee xplique la creación de síntomas.

Enfermedades endocrinas:

  • Hiper e hipotiroidismo. Es un problema del sistema endocrino. La glándula tiroides (situada en la parte frontal del cuello) produce demasiada cantidad de hormona tiroidea o demasiada poca. Eso genera una serie de síntomas, entre ellos ansiedad (inquietud, nerviosismo, nauseas, latidos cardiacos irregulares…).
  • Feocromocitoma. Es un tumor poco frecuente en la glándula suprarrenal. Hace que se segreguen demasiada epinefrina y norepinefrina, hormonas que controlan la frecuencia cardiaca, el metabolismo y la presión arterial.
  • Hipoglucemia. Cuando el nivel de azúcar (glucosa) en sangre es bajo. Esto provoca síntomas   como visión borrosa, nerviosismo, sudoración, debilidad, temblores, etc.
  • Hiperadrenocorticismo. Cuando hay un auemnto de la hormona cortisol. También se conoce como el síndrome de Cushing. Genera síntomas de ansiedad.

Enfermedades cardiovasculares:

  • insuficiencia cardiaca congestiva. EL corazón no puede bombear…. etc
  • embolismo pulmonar
  • arritmias

Enfermedades respiratorias:

  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • neumonía
  • hiperventilación

Enfermedades metabólicas:

  • déficit de vitamina B12
  • porfirias

Enfermedades neurológicas:

  • neoplasias
  • trastornos vestibulares
  • encefalitis.

Ataque de Pánico por Fobia Específica

Hay personas que cuando se tienen que enfrentar a lo que temen, se sienten tan incómodos y atemorizados que acaban teniendo un ataque de pánico. Por ejemplo, si un apersona teme las alturas y se ve forzado a subir a un piso 100, podrá reaccionar con una ansiedad tan eleveada que acaba viviendo una experiencia de pánico. Siente que no tiene el control de la situación y “explota”.

El ataque no se vuelve a dar si no es ante el objeto o situación que teme.

TOC

Si lo que te preocupa es perder el control de tus impulsos, no poder controlar tus pensamientos y no poder dejar de hacer una serie de compulsiones, vives un malentendido obsesivo compulsivo.

Si llegas a tener un ataque de pánico, éste se relaciona con experiencias relativas a lo que temes. Por ejemplo, una persona con TOC por miedo a contagiarse de alguna enfermedad y morir, podrá tener un AP si se ve obligado a tocar algo muy contaminado. Habria que tratar primero el TOC: TOC TERMINADO.

Trastorno Por Estrés Postraumático

Viviste un trauma y ahora vives las secuelas psicológicas.

Los 10 Errores Que ALIMENTAN El Pánico y La Ansiedad

10erroresPEQ