Trastorno de ansiedad por separación

Los humanos somos seres sociales, nos gusta estar acompañados y así es como nos desarrollamos mejor porque trabajamos en grupo, ya sea por nuestras afinidades o necesidades. Pasamos mucho tiempo en convivencia con la familia y buscamos a una pareja con la cual compartir esos momentos especiales de la vida.

La convivencia diaria así como las miles de anécdotas que surgen ante los hechos más insignificantes llenan de recuerdos nuestra memoria llevándonos a desarrollar lazos afectivos con quienes nos rodean, por ello es que nos cuesta tanto trabajo poder decir adiós cuando nos tenemos que separar de alguien.

Tipos de separación

La ansiedad por la separación afecta a cualquier persona, por ejemplo los niños en su primer día de clases por lo regular lloran y esto sucede porque los pequeñitos están acostumbrados a pasar todo el tiempo con su mamá, así que cuando llega el momento de que se enfrenten a la convivencia con otras personas solos, esto les genera miedo y es a través del llanto que lo exteriorizan. El miedo a la separación es una de las fuentes de ansiedad normales por las que atraviesa la mayor parte de los niños de padres divorciados. Sin embargo, esta preocupacoón puede crecer descontroladamente llegando a proporciones patológicas en lo que se conoce como el trastorno de ansiedad por separación

Pensar en la muerte de un familiar también puede ser motivo para que una persona tenga un ataque de pánico, ya que todo el tiempo le rodean pensamientos negativos que deriven en una depresión.

Las separaciones de pareja provocan un estado de ansiedad que suele afectar más a uno que otro, pues los vínculos emocionales que se desarrollan son tan fuertes que su entorno se ve seriamente afectado en caso de que uno decida romper la relación.

El duelo

Tras una separación sobreviene un duelo, que es la reacción emocional y física normal  en respuesta a una pérdida. Todas las personas lo hemos experimentado, pues se presenta con sentimientos como la tristeza y la ira, aunado a la falta de sueño y con ciertas náuseas. Todos estos síntomas están asociados al trastorno de ansiedad por separación.

El proceso de duelo lleva algo de tiempo y depende de la capacidad de recuperación de la persona, así como el tipo de pérdida, ya que si se trata de la muerte de una persona, si ésta ocurre en un accidente será mucho más complicada porque está presente el factor sorpresa, pero si es por alguna enfermedad, el duelo y la despedida comienza desde que está en vida la persona, pues se puede ir despidiendo. Saber decir adiós nos puede ayudar a liberarnos de muchas cosas y a vivir en paz.