Angustia: un trastorno de la ansiedad difícil de superar

En las últimas décadas los especialistas se han encargado de estudiar profundamente el trastorno de ansiedad más frecuente: la angustia. La mayoría de las personas padecieron este tipo de trastorno alguna vez en sus vidas. Las causas pueden ser desde la pérdida de un ser querido hasta una mudanza. Los factores que desencadenan la angustia pueden ser diversos al igual que su prolongación en el tiempo. La angustia puede durar unas horas o extenderse por días.

El diagnóstico del trastorno de angustia requiere la presencia de ataques de pánico recurrentes junto con una de las siguientes características: preocupación por la posibilidad de nuevas crisis de angustia, evitación fóbica o cualquier cambio conductual relacionado con las crisis de angustia. Las crisis de angustia son repentinas e inesperadas y se acompañan de síntomas físicos. Afectan el desempeño del individuo y pueden ser progresivas y discapacitantes, especialmente si se complican con agorafobia.

Aún no hay consenso sobre la nosología de la agorafobia sin ataques de pánico, dado que es poco frecuente en la práctica clínica. Un tercio de los sujetos que sufren trastorno de angustia presenta agorafobia; por lo tanto, ésta no siempre es consecuencia del trastorno. No toda crisis de angustia indica la presencia de un trastorno de angustia, puesto que los sujetos pueden presentar la misma sintomatología en el caso de fobias específicas –al exponerse al estímulo temido– o fobia social –situaciones en las que pueden ser evaluados–. No obstante, en estas situaciones el sujeto es consciente de la causa de sus sensaciones, mientras que en los pacientes con trastorno de angustia tales sensaciones no pueden explicarse o provocarse. En los sujetos con TEPT, el recuerdo del suceso traumático puede suscitar la aparición de crisis de angustia.

Debido a que el trastorno de angustia se asemeja a muchas entidades médicas, hay un incremento en el uso de los recursos de salud. Además, las crisis de angustia pueden deberse al hipertiroidismo, al consumo de cafeína y estimulantes o a la presencia de un feocromocitoma, entre otras causas.

¿Consideras que este artículo es interesante? ¿Conocías de qué se trataba un trastorno de ansiedad generado por la angustia? Si crees que esta información puede ayudar a alguien comparte esta nota en el muro de tus redes sociales para que todos puedan acceder a esta información. También puedes dejar un comentario aquí mismo para contar tu experiencia con este tipo de trastornos o la de algún familiar o amigo.

Melina

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: