Ansiedad infantil: Síntomas y tratamientos

El trastorno de ansiedad no afecta solamente a los adultos; los niños también pueden sufrirlo. Observar el comportamiento de los pequeños y detectar actitudes que pueden indicar algún síntoma de ansiedad infantil es importante para evitar que esta problemática traiga consecuencias tales como: incapacidad para terminar el período de escolaridad, deterioro en las relaciones con iguales, baja autoestima, abuso de alcohol y drogas y trastornos de ansiedad en edad adulta. En el artículo que les presentamos a continuación se explican además de los métodos convencionales, cómo  la contención de los padres es fundamental para que el tratamiento para la ansiedad infantil resulte efectivo.

 Los niños y adolescentes con trastornos de ansiedad suelen experimentar un miedo intenso, preocupación o inquietud que puede durar largos períodos de tiempo y afectar significativamente sus vidas. Si no se trata con prontitud, los trastornos de ansiedad pueden derivar en:

Repetidas ausencias a clase o una incapacidad para terminar el período de escolaridad.

Deterioro en las relaciones con iguales.

Baja autoestima.

Abuso de alcohol u otro tipo de drogas.

Problemas de ajuste en situaciones laborales.

Trastornos de ansiedad en edad adulta.

1 ¿Cuáles son los tipos y características de los trastornos de ansiedad?

Existe una variedad de trastornos de ansiedad que pueden afectar a niños y adolescentes. A continuación, se describen la mayoría de ellos, así como sus características:

Trastorno de ansiedad generalizada: Los niños y adolescentes con este trastorno se preocupan en extremo por sus actividades, ya sea por su rendimiento académico, deportivo o incluso por ser puntual. Esta clase de personas suelen ser muy responsables, se sienten tensos y necesitan mucha seguridad. Pueden quejarse de dolores de estómago u otras afecciones que no parecen tener una causa física.

Trastorno de ansiedad por separación: Los niños con este trastorno suelen tener dificultad en dejar a sus padres para ir a la escuela o campamento de verano, quedarse en casa de un amigo o estar solo. A menudo, se “aferran” a sus padres y tienen problemas para quedarse dormidos. El trastorno de ansiedad por separación puede ir acompañado de depresión, tristeza o miedo a que algún miembro de la familia se vaya o muera. Aproximadamente uno de cada 25 niños experimenta trastorno de ansiedad por separación.

Fobias: Los niños y adolescentes con fobias tienen excesivos miedos no reales de ciertas situaciones u objetos. Muchas fobias tienen nombres específicos, y el trastorno puede centrarse en animales, tormentas, agua, lugares altos o situaciones específicas como encontrarse encerrado en un lugar reducido. Los niños y adolescentes sienten verdadero pavor a ser criticados o juzgados duramente por los demás. Intentarán evitar los objetos y situaciones temidas, por lo que el trastorno puede limitar gravemente sus vidas.

Trastorno de pánico: Los “ataques de pánico” repetitivos en niños y adolescentes sin una causa aparente son signos de un desorden de pánico. Los ataques de pánico son períodos de intenso miedo acompañados por fuertes latidos del corazón, sudoración, mareo, nauseas o sentimiento de muerte inminente. La experiencia es tan terrible que viven con el miedo de que puedan sufrir otro ataque. Los niños y adolescentes con el trastorno suelen hacer cualquier cosa para evitar la situación que provoque otro ataque. Es posible incluso que no quieran ir a la escuela o separarse de sus padres.

Trastorno obsesivo-compulsivo: Los niños y adolescentes con trastorno obsesivo-compulsivo, se ven atrapados en un patrón de pensamientos y comportamientos repetitivos. Aunque puedan reconocer que éstos parecen sin sentido y traumatizantes, son muy difíciles de parar. El comportamiento compulsivo puede incluir lavarse repetidamente las manos, contar o poner en orden objetos una y otra vez. 2 de cada 100 adolescentes experimentan trastornos…

Detectar los síntomas, buscar ayuda profesional e informarse sobre del tema son tres aspectos primordiales para combatir los trastornos de ansiedad infantil y elegir el tratamiento adecuado. Las redes sociales son una herramienta muy útil en estos casos ya que, a través de ellas, se pueden distribuir datos que alertarán acerca de la posibilidad de un caso de ansiedad infantil en el núcleo familiar.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: