Científicos Provocan Ataque De Pánico a Mujer Sin Miedo (Resultados Interesantes)

Los expertos en ansiedad saben que la parte del cerebro encargada del miedo es la amígdala (una parte pequeña del cerebro con forma de almendra).

Unos científicos han realizado un estudio con una señora que no siente miedo debido a un mal funcionamiento en su amígdala. La señora no sentía miedo ante peligros externos como arañas, serpientes, películas de terror y posibles amenazas de robo.

Pero…

Hace poco tuvo un ataque de pánico. Los científicos le hicieron respirar dióxido de carbono y ésta mostró síntomas de pánico.

El nombre de la señora es “SM” y estos son los sorprendentes resultados que encontraron al hacer el estudio: 

Y el simple hecho de que ella fuera capaz de sentir miedo sin una amígdala correctamente trabajando, según los expertos, ilumina algunos de los procesos más fundamentales del cerebro y puede tener un valor práctico en el estudio de los ataques de pánico.

Los momentos de miedo de SM se produjeron durante un experimento que involucró la inhalación de dióxido de carbono a través de una máscara en cantidades que no son perjudiciales sino que crean una sensación momentánea de asfixia. No sólo SM, sino otras dos mujeres, identificadas como AM y BG, gemelas idénticas con un daño en la amígdala similar al de SM, mostraron todos los síntomas físicos de pánico, e informaron de que, para su sorpresa, sintieron miedo intenso.

El exceso de dióxido de carbono está relacionado con la Hiperventilación (un tipo de respiración que puede provocar una reacción de pánico).

Aquí está lo interesante:

Entonces, ¿qué tiene de inusual el dióxido de carbono?

La respuesta parece estar en la forma en que el cerebro controla disturbios en el mundo fuera del cuerpo – serpientes y ladrones – en comparación con la forma en que supervisa problemas dentro del cuerpo – el hambre, ataques al corazón, la sensación de no poder respirar. Las amenazas externas claramente son procesados ??por la amígdala. Pero nunca había sido probado por señales internas de problemas.

En el experimento en el que SM y otros participaron, tomaron una respiración profunda con abundante oxígeno, pero mucho más dióxido de carbono que el aire contiene normalmente. Los seres humanos no son realmente sensibles a la cantidad de oxígeno que están respirando, pero son sensibles a la cantidad de dióxido de carbono se acumula en el cuerpo, ya que se acumula rápidamente cuando una persona no puede respirar. La sensación es familiar para las personas que han tratado de contener la respiración.

Los investigadores sugieren que el dióxido de carbono en exceso produce señales que pueden ser recogidos en el tronco cerebral y en otros lugares, la activación de un sistema de generación de miedo en el cerebro que no se puso en marcha con una serpiente venenosa o un ladrón con una pistola.

Las personas con ataques de pánico suelen sentir miedo ante señales internas como un corazón acelerado, mareos, palpitaciones o sensación de ahogo ¿Te resultan familiares esos síntomas?

Hay personas que simplemente sabiendo cómo funciona la hiperventilación, eliminan sus ataques de pánico al entender que es un proceso fisiológico sin peligro. Otras personas necesitan más entrenamiento y Psico-Educación. La buena noticia es que la gran mayoría se puede curar con las técnicas adecuadas.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: