Cómo Eliminar los Pensamientos Negativos a Través del Sueño

Nuestros hábitos influyen de forma determinante en nuestra salud.  Por eso, si quieres eliminar la ansiedad es importante que revises algunos de los hábitos que la alimentan.

Este artículo te muestra nuevas conclusiones científicas que puedes aplicar para eliminar tu ansiedad para siempre.

Cuando los médicos nos aconsejan que descansemos y tratemos de dormir bien, lo dicen por algo, y los últimos avances científicos apoyan sus consejos.

Hay cada vez más evidencia de la vinculación entre los hábitos de sueño y los trastornos mentales. Está comprobado que acostarse tarde y dormir poco pueden empeorar los síntomas de ansiedad mental: pensamientos negativos repetitivos, obsesiones y preocupaciones. Eso crea cada vez más síntomas de ansiedad a todos los niveles: físicos, mentales y emocionales.

Coles, Nota y su equipo en la Universidad de Binghamton, realizaron una investigación para analizar cómo las rutinas de sueño pueden ayudar a personas con trastornos de ansiedad. Según ellos, las personas que se van a la cama tarde y duermen pocas horas, tienen más pensamientos negativos y los controlan peor.

Contaron con 100 adultos jóvenes para su investigación. Les pidieron que contestaran una serie de cuestionarios y que hicieran dos tareas computarizadas. Con los resultados buscaban medir dos cosas. Por un lado, quisieron medir los pensamientos negativos obsesivos de cada uno. Por otro, querían saber si eran personas más diurnas o nocturnas y si preferían despertarse y dormirse pronto o tarde.

Los hallazgos aparecen en la revista de Springer Terapia Cognitiva e Investigación. Se encontró que las personas que duermen menos horas y se van a la cama más tarde experimentan más pensamientos negativos repetitivos que los que duermen antes y más.

Lo importante de estos hallazgos es recordar la importancia de un sueño reparador. Cuando duermes mal, es más probable que aparezcan más pensamientos negativos angustiantes y repetitivos.

Todas las personas necesitamos períodos de descanso cada día. El sueño es una oportunidad para recuperar fuerzas y reponer la energía. Cuando conviertes tu hábito de sueño en una rutina reparadora, estás alimentando la calma.

Consejos para mejorar tu hábito de sueño

Si quieres aumentar los beneficios de un hábito de sueño reparador, te aconsejo que sigas estas pautas:

  • No bebas alcohol ni bebidas estimulantes como el café o el té unas horas antes de dormir. Dificultan el sueño profundo.
  • Haz ejercicio de forma habitual, de 30 a 60 minutos cada día. Te ayudará a dormir bien. Es preferible que no lo hagas justo antes de ir a la cama, ya que puede activarte demasiado.
  • Busca la oscuridad y el silencio antes de dormir. Evita ver la televisión en la cama, o estar con el móvil o el ordenador.
  • Crea el hábito de acostarte pronto, para poder ir entrando en el estado de calma propicio para dormir bien.
  • Lee algo calmante para poder relajarte. También peudes escuchar audios de relajación o meditación.
  • No duermas muy pocas horas ni demasiadas. Lo ideal 7h 30m – 8h.

Centra tu atención en los hábitos que alimentan la calma.

Descansar es clave para tener tu sistema de calma activo y refrescado para guiarte en tu día a día. 

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: