Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Cómo enfrentar la ansiedad en la tercera edad

La ansiedad es un trastorno emocional que puede afectar a cualquier persona, sin importar su edad o género, sin embargo, hay cierto sector de la población que está potencialmente más expuesto a sufrir de un ataque de este tipo, entre ellos destacan las personas de la tercera edad.

El paso del tiempo no sólo afecta al cuerpo sino también a la mente, incluso hay muchas personas que se niegan a aceptar las marcas de la edad y se someten a muchos tratamientos de belleza para evitar las líneas de expresión en el rostro y sólo pensar en que están envejeciendo los lleva a sufrir de un ataque de ansiedad.

La vejez, como en todas las etapas de la vida, cambia las necesidades del cuerpo, pues ya no se tiene la misma vitalidad que antes ni se es tan receptivo a los cambios, algo que puede no sentarle muy bien a ciertas personas que caen en depresión por esta situación.

Factores condicionantes

Los ataques de ansiedad durante la vejez deben ser atenidos con especial atención, pues están ligados al deterioro de la salud, lo que lleva a la persona a crear una dependencia física hacia otras personas o incluso a la pérdida de la autonomía.

Durante esta etapa se enfrentan cosas impostergables como el fallecimiento de un familiar o amigos, haciendo pensar a la persona que poco a poco se está quedando solo, lo que puede ser un factor determinante para detonar un ataque de ansiedad.

La jubilación, sin duda, es un cambio muy importante y también un detonante de la ansiedad en las personas de la tercera edad, ya que no es fácil aceptar un cambio drástico en la rutina, como dejar su empleo y buscar un pasatiempo.

La ansiedad, en las personas ancianas, está muy ligada a la soledad, ya que experimentan este tipo de crisis porque ya no se sienten acompañados y algunos hasta piensas que han sido relegados.

Cuidado con los medicamentos

Existen diferentes tipos de tratamientos para aliviar la ansiedad, pero cada etapa de la vida tiene requerimientos especiales, en el caso de la vejez lo ideal es buscar una terapia ocupacional, sobre todo, en donde se ponga en práctica el potencial del paciente.

El uso de ansiolíticos no es recomendable en ninguna etapa, sin embargo, en una edad avanzada se corren riesgos como la dependencia física o que haya efectos secundarios, por ello, antes de ser prescritos, el médico tiene que hacer un examen físico que descarte cualquier complicación.

Uno de los síntomas más comunes de la ansiedad es el incremento del ritmo cardiaco, por ello el médico debe tener especial atención en que el paciente no se encuentre en riesgo de sufrir un ataque al corazón por esta causa.

Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: