Cómo Evitar Los Peligrosos Efectos Secundarios De La Medicación «Anti» Ansiedad

Si estás en un proceso de ansiedad, es posible que hayas vivido una de estas dos opciones:

  1. Has tomado medicación, como ansiolíticos, tranquilizantes o antidepresivos.
  2. Has pensado en tomar este tipo de medicación.

Es decir, o has tomado psicofármacos para eliminar la ansiedad, o te has planteado tomarlos.

Y es lógico que eso pase.

Hay veces que te sientes superado por los síntomas. Tienes las sensación de no poder más. Te cuesta levantarte por las mañanas, sabiendo que vas a vivir todas esas sensaciones tan angustiosas y difíciles de controlar.

Sientes que necesitas un apoyo, algo que actúe rápidamente y sin más esfuerzos que  te libere de la ansiedad. Te mereces que se acabe este infierno de una vez. Quieres volver a tu vida normal, sin ese miedo constante a que pase algo horrible.

Hay días que te sientes un poco más en calma y te dices que podrás superarlo sin pastillas. Pero hay momentos en los que llegas a tu límite, no puedes más, no puedes solo. Ves en la medicación tu única solución.

Es humano querer buscar un apoyo en algo externo que te dé una tregua. Has probado diferentes cosas y nada te acaba de eliminar los síntomas… necesitas algo más. ¿Por qué no aprovechar los avances de la ciencia y la medicina?

El problema es que esa supuesta solución no es todo beneficio.

La medicación tiene sus riesgos. Si no hace un uso adecuado de la medicación anti-ansiedad pues vivir una experiencia de dolor, sufrimiento y frustración.

Sólo si tomas la medicación de la forma adecuada podrás conseguir integrarla en tu recuperación como algo positivo.

Dependiendo de cómo decidas enfocar el tema de la medicación te ayudará o te hará mucho daño.

Por eso, es importantísimo que sepas cómo evitar los daños más comunes que generan este tipo de drogas.

Sé que la palabra droga puede sonar fuerte, pero los psicofármacos son eso: drogas. Sustancias químicas que modifican el funcionamiento cerebral.

Hay dos condiciones imprescindibles para que este tipo de drogas puedan ayudarte a eliminar la ansiedad

Si no se dan estas condiciones, corres el riesgo de entrar en un angustioso laberinto de sufrimiento.

  1. Usarlas como un apoyo a las técnicas psicológicas. Los cambios en tu psicología, en tus hábitos y actitudes son los que te van a llevar a transformarte para siempre. Si no conoces tu psicología, la ansiedad volverá en cuanto dejes de medicarte. Será como empezar de cero y además habrás perdido tiempo y salud.
  2. Tomarlas en las dosis adecuadas y el tiempo justo, es decir, lo mínimo necesario. Los efectos secundarios de las pastillas pueden ser peores que la propia ansiedad. Pueden crear una dolorosa dependencia de la que es difícil salir.

Tomar o no tomar medicación es una decisión importante. Si decides hacerlo, es imprescindible que lo hagas de forma adecuada, y SIEMPRE bajo la supervisión de tu médico de confianza.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: