¿Cómo saber si sufre el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

En la presente entrega, profundizaremos un poco más en un mal muy común en estos tiempos que corren; nos estamos refiriendo al Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG). Según los especialistas, el TAG es una de las patologías por las que más consultas se realizan actualmente. Aquí, más información.

Siente ansiedad y preocupación en exceso?
¿Le cuesta controlar este estado de constante preocupación?
¿Se siente impaciente, inquieto, irritable, con dificultad para concentrarse?
¿Se fatiga fácilmente, se siente tenso?
¿Tiene frecuentes contracturas o dolores musculares?
¿Le resulta difícil conciliar o mantener el sueño?, ¿Se siente cansado al despertar?

Si respondió afirmativamente a algunas de estas preguntas, puede resultarle útil tomar conocimiento de este trastorno, que es muy poco conocido a pesar de su elevada incidencia. Se sabe que 60 de cada 1000 personas padecen esta enfermedad. Es más frecuente en mujeres, y suele iniciarse, o hacerse más evidente, en los comienzos de la vida adulta.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) se caracteriza por un estado de Preocupación Excesiva de por lo menos seis meses de evolución, acompañado de tres o más de los siguientes síntomas:

    • dificultades en el sueño
    • tensión o contracturas musculares
    • irritabilidad
    • inquietud o impaciencia
    • dificultad para concentrarse
    • cansancio fácil y frecuente.

Llamamos Preocupación Excesiva a un estado de preocupación intenso, persistente y difícil de controlar, que perturba el normal desenvolvimiento de quienes lo sufren y, como se comprenderá, el de aquellos que los rodean.

Los contenidos de tal preocupación son aquellos comunes de la vida cotidiana: la salud o seguridad propia o de miembros de la familia, el futuro, la economía, el rendimiento laboral, lograr cumplir a tiempo con diversas obligaciones, llegar en horario a las citas. Incluso, muchas veces, responde a cuestiones de menor importancia, como un desperfecto en la casa o en el auto.

Esta preocupación lleva a quienes la padecen a vivir en un permanente estado de tensión y de alerta (que se refleja en cansancio fácil, irritabilidad, impaciencia, inquietud, contracturas musculares, sueño poco reparador y dificultad para concentrarse), siempre anticipando la posibilidad de que ocurran hechos negativos en el futuro próximo.

Si usted padece del Trastorno de ansiedad Generalizada, debe saber que la mejoría es posible  mediante terapias cognitivo- conductuales  de probada utilidad. No dude en consultar con un profesional.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: