Diagnosticar un trastorno para determinar un tratamiento para la ansiedad y la angustia

Es fundamental que un especialista pueda diagnosticar qué tipo de trastorno sufre un paciente para poder establecer cuál es el tratamiento para la ansiedad y la angustia más adecuado. Existen síntomas comunes a todas las personas que sufren de ansiedad y angustia y factores que desencadenan las crisis. Sin embargo, no todos los trastornos de ansiedad y angustia son iguales ni todas las causas son las mismas. Por este motivo es importante el control de un profesional para definir el tratamiento para la ansiedad y la angustia indicado.

Los síntomas más frecuentes de un ataque de pánico son: Transpiración, palpitaciones, dolores en el pecho, mareos o vértigos náusea, o problemas estomacales, sofocos o escalofríos, falta de aire o una sensación de asfixia, hormigueo o entumecimiento estremecimiento o temblores, sensación de irrealidad, terror, sensación de falta de control o estarse volviendo loco, temor a morir.

Quienes padecen de trastornos de pánico experimentan sensaciones de terror que les llegan repentina y repetidamente sin previo aviso. No pueden anticipar cuando les va a ocurrir un ataque y muchas personas pueden manifestar ansiedad intensa entre cada uno al preocuparse de cuando y donde les llegará el siguiente. Entre tanto, existe una continua preocupación de que en cualquier momento se va a presentar otro ataque.

Cuando llega un ataque de pánico, lo más probable es que usted sufra palpitaciones y se sienta sudoroso, débil o mareado. Puede sentir cosquilleo en las manos o sentirlas entumecidas y posiblemente se sienta sofocado o con escalofríos. Puede experimentar dolor en el pecho o sensaciones de ahogo, de irrealidad o tener miedo de que suceda una calamidad o de perder el control. Usted puede, en realidad, creer que está sufriendo un ataque al corazón, que está perdiendo la razón o que está al borde de la muerte. Los ataques pueden ocurrir a cualquier hora aún durante la noche al estar dormido, aunque no esté soñando. Mientras casi todos los ataques duran aproximadamente dos minutos, en ocasiones pueden durar hasta 10 minutos. En casos raros pueden durar una hora o más.

Usted puede en realidad creer que está sufriendo un ataque al corazón, que está volviéndose loco o que está al borde de la muerte. Los ataques pueden ocurrir a cualquier hora aún durante la noche al estar dormido, aunque no esté soñando.

Al menos un 1.6 por ciento de la población padece trastornos de pánico y es más común en las mujeres que en los hombres. Puede presentarse a cualquier edad, en los niños o en los ancianos, pero casi siempre comienza en los adultos jóvenes.

Quienes reciben un tratamiento para la ansiedad y la angustia deben ser contenidos psicológicamente y contar con el apoyo de quienes los rodean para que el tratamiento sea más eficaz. Un tratamiento para la ansiedad y la angustia puede complementarse con disciplinas como la meditación o el yoga.

Comparte este artículo en tus redes sociales o deja un comentario aquí mismo para que todos tus amigos y familiares puedan acceder a esta información.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: