Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

El Mito del «Desequilibrio Químico» y Tu Ansiedad

Muchos médicos afirman que los trastornos de ansiedad y depresión están causados por un “desequilibrio químico” en el cerebro. Y claro, para tratar un desequilibrio químico, tienes que tomar medicación. «La química se equilibra con química».

Entonces, si tienes un desequilibrio químico, tú no eres responsable de tu ansiedad. La máxima responsabilidad que puedes tener es informarte bien de cuáles son los neurotransmisores implicados, y tomar la pastilla correcta a la hora correcta para llevarlos a su estado “normal”. Eso es lo más sensato.

Simplemente necesitas tomar la medicación hasta que se vaya el problema.

¿Todo resuelto entonces?

¡Nada de eso! Prepárate porque estás a punto de conocer la verdad que seguramente muchos no quieren que sepas.

La teoría de que los trastornos de ansiedad son causados por un “desequilibrio químico” en el cerebro es una opinión NO COMPROBADA

Es una teoría, no un hecho.

El Dr. Elliot Valenstein, autor del libro Blaming the Brain (Culpando al Cerebro) afirma que no existen pruebas para evaluar el estado químico del cerebro de una persona viva.

Por su parte, el Dr. David D. Burns, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Stanford y experto en Ansiedad, en los años 70, realizó junto a sus colegas una serie de experimentos para poner a prueba la teoría de que la depresión se debe a una falta de serotonina en el cerebro.

Los resultados no coincidían con esta teoría. De hecho, Burns asegura que, a día de hoy, no ha encontrado ningún estudio que valide la teoría de la serotonina, ni de ningún otro desequilibrio químico en el origen de la ansiedad y la depresión. Según él, “esta teoría está más alimentada por el marketing de los laboratorios farmacéuticos que por pruebas científicas sólidas”.

Después de 40 años investigando, todavía no hay NINGUNA prueba de que esto sea verdad. ¡40 años! Por lo tanto, sólo es una hipótesis, una opinión sin fundamento… no es un hecho. Esta teoría del “desequilibrio químico”, sin duda ha beneficiado mucho a las empresas farmacéuticas multimillonarias.

Además, todavía se conoce muy poco sobre el cerebro. La mayoría aún es un misterio. Se necesita hacer mucha más investigación. Por supuesto que estamos avanzando a pasos agigantados, pero lo que está claro es que todavía no podemos saber a ciencia cierta cuál es la causa de un trastorno de ansiedad.

Pero incluso si demuestran que existe una anomalía biológica asociada a la ansiedad, nos podríamos preguntar si eso es causa o efecto del trastorno o causa Y efecto. ¿Hay cambios biológicos que nos llevan a tener un problema de ansiedad? o ¿El tener un malentendido de ansiedad hace que nuestro cerebro sufra cambios biológicos?…

Esto es lo importante. Seguramente hay varias situaciones que te producen más ansiedad que otras. Puede que sea mientras estás en el automóvil, en una reunión de trabajo, en un restaurante, lejos de casa…

A veces sólo por pensar en ello tienes ansiedad. También hay momentos en los que SABES que vas a tener ansiedad.

Imagina una persona con mucha ansiedad que viajará en avión dentro de una semana. La semana antes ya sabe que va a tener ansiedad mientras esté dentro del avión. Sólo de pensar en estar dentro del avión empieza a sentir ansiedad. Antes de llegar al aeropuerto, empieza a notar los síntomas.

Entonces, ¿cómo saben las sustancias químicas de su cerebro lo que va a hacer esa persona? ¿Son videntes?

No creo que las sustancias químicas estén programadas para conocer cada movimiento que hacemos

Las activamos nosotros. Por eso podemos desactivarlas si sabemos cómo.

Es cierto que existen otros trastornos mentales más graves como la esquizofrenia o el trastorno bipolar que necesitan medicación para poder funcionar con normalidad. Sus brotes o crisis y la manifestación de sus síntomas, no dependen sólo de las situaciones que tengan que enfrentar. Pero incluso para ellos, la medicación no es la solución definitiva. Tienen que aprender a manejar sus reacciones y su ansiedad, porque de eso depende gran parte su recuperación.

La gran mayoría de personas con ansiedad y ataques de pánico tienen los mayores niveles de ansiedad en unas circunstancias determinadas. Mientras que a una persona le da miedo enfrentarse al avión y puede vivir un ataque en una situación, otra puede temer los lugares con mucha gente.

Hace tiempo trabajé en terapia con un empresario que tenía ataques de pánico. Podía tomar decisiones muy importantes en momentos de alto estrés y hablar en público delante de cientos de personas, sin tener síntomas de pánico ni una ansiedad significativa. Pero cuando estaba bañándose en la piscina siempre tenía un ataque de pánico porque se sentía atrapado como si no pudiera escapar. Estaba condicionado por una experiencia de su pasado.

¿Están las sustancias químicas de su cerebro obligándole a entrar en pánico?

Por supuesto que no. Es evidente que es una reacción de conducta ante sus pensamientos y ante la situación en la que se encuentra.

He conocido varias personas con ansiedad que sienten seguridad en todos los ámbitos de su vida. Se manejan con soltura trabajando, educando a sus hijos, con su pareja… pero tienen ciertos conflictos con su padre o madre. Recuerdo cuando una de mis pacientes se dio cuenta de que sus ataques de pánico se producían siempre después de haber hablado con su padre. Cuando él la criticaba, ella se sentía despreciada y débil ante sus ojos. La imagen que tenía de ella misma se tambaleaba y se veía incapaz de afrontar los problemas, por lo que el mundo se convertía en un lugar peligroso y amenazante. Estaba sintiendo la misma inseguridad y vulnerabilidad que sentía de pequeña.

¿Conocía la química de su cerebro la complicada relación con su padre? ¿Crees que era su desequilibrio químico el que la hacía cambiar de un momento a otro la percepción que tenía de sí misma y del mundo? ¿O eran sus experiencias, sus emociones y pensamientos los que condicionaban ese alterado estado al que llegaba?

Mis clientes han dejado de tener ansiedad y ataques de pánico al cambiar sus PENSAMIENTOS y su REACCIÓN hacia los pensamientos y hacia los síntomas físicos.

Nadie les manipuló los químicos del cerebro mientras no se daban cuenta

Vamos a ver. Las sustancias químicas sí cambian cuando tenemos ansiedad. Pero también cambian cuando estamos alegres, cuando estamos relajados, cuando nos enamoramos o cuando nos estamos comiendo una manzana.

Lo que te quiero decir es que los químicos están presentes en TODO lo que hacemos.

También es importante no confundir el concepto de “desequilibrio químico” con los cambios hormonales. Existe una conexión real entre la ansiedad y las fluctuaciones hormonales que experimentan las mujeres.

Los principales momentos en los que vivimos cambios hormonales podrían ser el síndrome premenstrual, el post parto y la premenopausia.

Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Comments are closed