Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

El tratamiento para la ansiedad y el pánico a través de la erradicación de los síntomas

En la medicina actual, un tratamiento para la ansiedad y el pánico puede presentar diferentes variantes de acuerdo al grado de ansiedad que un paciente presenta. El tratamiento para la ansiedad y el pánico elegido por el profesional y el paciente no será rígido y estandarizado debido a que cada individuo presenta un nivel de ansiedad distinto según sus experiencias y personalidades. Generalmente, los médicos utilizan fármacos para tratar estos trastornos con controles frecuentes y disminuyendo las dosis con el tiempo.

El medio más eficaz para tratar las crisis de pánico, tanto mayores como limitadas, es un adecuado uso de psicofármacos. Las crisis limitadas (menores o «abortivas») se reconocen porque el paciente se refiere a ellas en términos de «pude controlarla». En comparación a la intensidad y dramatismo de las crisis mayores, estas últimas suelen pasar desapercibidas o se confunden con ansiedad anticipatoria. Son más frecuentes que los episodios mayores, y suelen dar cuenta de la persistencia de conductas fóbicas residuales. Dado que estas crisis deben responder al tratamiento farmacológico, contituyen un buen indicador para la adecuación de las dosis de medicamentos. Es importante la búsqueda sistemática de estos síntomas en sucesivos controles, a fin de posibilitar una recuperación completa. El principal factor que contribuye a la disminución de la ansiedad anticipatoria es la menor frecuencia e intensidad de las crisis de pánico, como también la consiguiente mejor capacidad para enfrentar situaciones previamente temidas. A su vez, las conductas fóbicas responden a la progresiva y exitosa exposición a las situaciones o lugares antes evitados.

La literatura coincide en que las recaídas son relativamente frecuentes, aun cuando a mediano y largo plazo se informan tasas muy variables (entre 1/3 y 2/3 de los pacientes tratados). En nuestra experiencia, la pesquisa y tratamiento de los factores de riesgo, minimiza la reaparición de las crisis de pánico. La persistencia de síntomas residuales (crisis limitadas o conductas de evitación) pronostica casi con certeza una mayor tasa de recaídas.

La larga duración del tratamiento está relacionada con el necesario proceso de recuperación sintomática y con el tiempo necesario para el tratamiento de otros factores de riesgo. La comorbilidad del TP tiene relación con patología emocional y física; es frecuente la asociación con síntomas depresivos secundarios a las limitaciones que produce el TP, como también con episodios depresivos mayores. Todos los otros trastornos por ansiedad específicos (Tabla 1), se pueden presentar asociados al TP en una mayor proporción que su prevalencia en población general. También debe evaluarse con especial cuidado la presencia de abuso o dependencia a sustancias psicoactivas, en particular alcohol, ya que puede asociarse tanto al inicio del TP (como parte de un síndrome de privación), o bien, como un medio de autotratamiento.

En el diagnóstico diferencial con enfermedad física deben considerarse todos aquellos cuadros con síntomas comunes con el TP, como por ejemplo taquicardias paroxísticas, feocromocitoma, trastornos tiroídeos; por ello, a la evaluación médica y de laboratorio de rutina debe agregarse una evaluación tiroídea. La mayor probabilidad de sufrir recaídas puede deberse a la persistencia de vulnerabilidades psicológicas que hayan contribuido al episodio en tratamiento. En la medida de lo posible es deseable en esta fase la evaluación y eventual tratamiento por parte de profesionales especialistas, ya que existen evidencias que sugieren fuertemente la participación de elementos psicológicos y ambientales en la génesis del TP.

El tratamiento para la ansiedad y el pánico mediante psicofármacos es el método más utilizado. Sin embargo, nosotros pensamos que la medicación es sólo un apoyo para el auténtico motor del cambio: tu psicología.

¿Conoces a alguien que sufra de trastornos de ansiedad y pánico? Si esta información te ha sido útil puedes compartirla en el muro de tus redes sociales o bien dejar un comentario aquí mismo.

Melina

Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: