Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Entrevista con el Dr. Alberto Ortiz Lobo: Psiquiatría Crítica, Tu Poder Como Paciente y Cómo Evitar Daños Clínicos

El psiquiatra Alberto Ortiz Lobo, autor del libro Hacia Una Psiquiatría Crítica, es un profesional que critica cómo la hegemonía del modelo biomédico en salud mental y la industria farmacéutica pueden dañar a los pacientes que no están bien informados.

Ha respondido directamente algunas preguntas que han tenido nuestros lectores sobre medicamentos para ansiedad y otros temas relacionados con los tratamientos y la recuperación.

Rocío Lacasa: ¿Qué le aconsejarías a un amigo o familiar que está viviendo un trastorno de ansiedad, antes de ir al médico de cabecera o el psiquiatra?

Dr. Ortiz Lobo: La ansiedad es una respuesta universal ante el peligro o la adversidad. Antes de acudir al médico hay que plantearse hasta qué punto esa ansiedad que está experimentando es una respuesta emocional sana y adaptativa (aunque desagradable). Si tenemos problemas laborales, dificultades económicas o conflictos familiares afortunadamente vamos a experimentar ansiedad. Esa ansiedad va a ser una señal de alarma de que las cosas van mal y tenemos que intentar resolverlas de la manera menos mala posible. En esos casos no hay que tratar el síntoma, sino el conflicto que hay detrás (laboral, económico, familiar o el que sea). De nada sirve hacer un tratamiento sintomático de la ansiedad cuando no resolvemos la cuestión de fondo y para eso no necesitamos ningún profesional, sino a nosotros mismos y la gente que nos quiera y nos pueda apoyar. Mientras lo hacemos, se puede hacer ejercicio para canalizar las tensiones, cuidar nuestros horarios y asegurarnos más de llevar una vida saludable.

Si la ansiedad nos desborda y le bloquea, entonces deberemos acudir a un profesional.

Rocío Lacasa: ¿Qué es la psiquiatría crítica y cómo puedo asegurarme de que mi médico la aplica?

Dr. Ortiz Lobo: La psiquiatría crítica es, básicamente, un movimiento que cuestiona la psiquiatría oficial por su reduccionismo biomédico, su capacidad para imponer medidas coercitivas y que busca una mayor participación de los usuarios para que se reequilibre el poder en la relación médico-enfermo. La psiquiatría crítica no busca una única verdad sobre cómo hacer las cosas, rehuye de cualquier perspectiva que se erija como la auténtica. Hace hincapié en reducir los daños que se derivan de la asistencia clínica y reclama la capacidad de los usuarios como expertos en la medida que son los protagonistas de sus problemas.

De lo que tenemos que asegurarnos es de que nuestro médico nos informa de forma completa de lo que cree que nos sucede y de las opciones que hay para manejarlo (con sus pros y sus contras) y, lejos de una posición paternalista, nos hace partícipes de las decisiones clínicas que se van a tomar.

Rocío Lacasa: ¿Qué es lo más importante que deben saber los ciudadanos sobre los medicamentos que se recetan para la ansiedad?

Dr. Ortiz Lobo: Hay básicamente dos tipos de medicamentos para tratar la ansiedad: las benzodiacepinas y los «antidepresivos». Las benzodiacepinas son muy útiles en estados de ansiedad agudos y ayudan a recuperar la vida normal, pero a largo plazo pueden generar dependencia y no es conveniente prolongar más allá de unas semanas su toma. Los antidepresivos tardan 2-4 semanas en hacer efecto y pueden inducir un estado de distanciamiento emocional que puede ser útil para rebajar el nivel de ansiedad y de reacción al entorno. Sin embargo, este desapego también afecta a la vida sexual, por ejemplo y hay que valorar los riesgos y los beneficios y no es conveniente prolongar el empleo de antidepresivos más allá de unas cuantas semanas.

Estos dos tipos de medicaciones son sintomáticas, es decir, pueden aliviar la ansiedad pero es crucial saber cuál es el problema de fondo y resolverlo.

Rocío Lacasa: ¿Qué debe hacer una persona a la que se le ha recetado y está consumiendo un ansiolítico o un antidepresivo?

Dr. Ortiz Lobo: Tiene que seguir la supervisión de su médico y no cambiar las dosis por su cuenta. Es conveniente que informe a su médico de los efectos beneficiosos pero también de los efectos adversos que se producen y de todas las dudas que tenga al respecto. Si desea dejar de tomar la medicación ha de pedirle ayuda para hacerlo de forma paulatina y nunca abandonar el tratamiento de forma brusca.

Rocío Lacasa: ¿Qué opinas de los suplementos herbales y nutricionales como alternativa y/o complemento a los medicamentos y la psicoterapia?

Dr. Ortiz Lobo: Igualmente, estamos hablando de un tratamiento sintomático pero que además no ha probado debidamente su eficacia en ensayos clínicos. No me posiciono en contra puesto que estas alternativas no suelen producir efectos adversos y  muchas personas pueden encontrar una mejoría subjetiva. En el peor de los casos pueden suponer una pérdida de dinero o, en los casos más graves, retrasar la necesidad de un abordaje profesional si aún no se está realizando.

Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Comments are closed