La angustia: Su origen y síntomas

La sensación de angustia  tiene un componente emocional fuerte, se trata de un estado de ansiedad sumado a un estado depresivo o melancólico y puede manifestarse en las personas ante determinadas situaciones de incertidumbre e inestabilidad.

Los síntomas más comunes son: nerviosismo constante, tensión, imposibilidad de concentrarse, sudoración e hiperactividad sumados a pensamientos depresivos y melancólicos profundos.

¿Qué es?

La angustia, explica la sicopedagoga Tania Buzzolaro, es el sentimiento que se experimenta cuando sin razón surge la preocupación, en exceso, por la posibilidad de que en el futuro ocurra algo temido y sobre lo cual no hay control.

Una vez que se la ha experimentado ‘sin razón aparente’, aparece una actitud angustiada ante la perspectiva de vivir el problema. Hay personas que entran en un círculo de terror de lo que puede causar la crisis, o sea, aunque parezca redundante: la angustia provocada por el miedo de sentir angustia.

La característica principal de este problema es que de a poco se generaliza y cada vez hay más cosas que provocan ansiedad, explican los especialistas.

¿Por qué se da?

El siquiatra Nils Noya explica que la angustia es un síntoma de esta época, caracterizado por la incertidumbre y la inestabilidad. Explica que la mayoría de las personas, por no decir todas, en algún momento de sus vidas sufren de angustia. Una de las causas son los problemas en todos los ámbitos de la vida, ya sean económicos o que surgen en la relación con los otros, estos pueden conducir a una crisis de angustia, trastorno que si no es tratado, acarrea consecuencias tanto emocionales como físicas.

En el caso de María, la conclusión fue de que estaba cargada de preocupaciones por las dificultades para atender a su anciana madre que padece de Alzheimer, su esposo sin trabajo, y las noticias que escuchaba en la televisión en la hora del almuerzo.

“Las informaciones de problemas afectan la mente de manera consciente e inconsciente hasta que afectan a la salud”, añadió.

Un claro ejemplo de esta situación es el de la familia Ruiz. El noticiero a la hora del almuerzo era algo ‘sagrado’ para todos, pero lo único que conseguían luego de ver las noticias era alarmarse por la inseguridad ciudadana, asesinatos, robos y por los problemas que se vive en el país, razón por la que don Ángel, el jefe de la casa, optó por no prender la televisión y evitar mirar los noticieros. Desde entonces la preocupación por lo que podía pasar disminuyó en el seno de su hogar y más bien la hora de la comida se convirtió en un momento para compartir entre todos sus integrantes.

Es imprescindible realizar un tratamiento indicado para este tipo de trastorno de la ansiedad consiste en terapias psicológicas a fin de descubrir el origen de este padecimiento y en algunos casos, dicha terapia puedo incluir el suministro de medicamentos específicos, como  los antidepresivos. Debemos destacar que la angustia es un mecanismo de defensa del organismo para no caer en la depresión, y cuando la mente y el cuerpo se cansas de combatir contra estos sentimientos caen en los estados emocionales más bajos.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: