La ansiedad escolar y su tratamiento

Los temores de los niños de poca edad a los jardines, guarderías e institutos de educación son bastante frecuentes. La mayoría de las maestras deben pasar, al menos una vez al año, por un episodio de histeria infantil al comenzar el ciclo. En la presente entrega de Todo sobre la ansiedad, presentamos un posible tratamiento para la ansiedad escolar. Si tienes hijos en edad de posible conflicto, toma nota.

La ansiedad y el rechazo a la escuela son conductas características de determinados problemas, cada uno con rasgos diferenciados:


Ansiedad de separación:

  • ·        Ansiedad excesiva debido a la separación de las personas a las que está vinculado el niño.
  • ·        Resistencia a ir a la escuela o a estar solo.
  • ·        Negativa a ir a dormir sin tener cerca una persona significativa.
  • ·        Síntomas físicos cuando se anticipa u ocurre laseparación.

Fobia escolar:

  • ·        Rechazo persistente a ir al colegio
  • ·        Estado emocional de miedo o ansiedad
  • ·        Tendencia al absentismo.
  • ·        Puede estar asociada a otras fobias del contexto escolar (ruidos, edificio…)

 

Autoconcepto irrealista:

  • ·        Sentimiento de amenaza del autoconcepto por el desempeño diario.
  • ·        Evita la asistencia a la escuela y busca situaciones que realzan el autoconcepto.
  • ·        Sobreestimación personal.

La ansiedad de separación se inicia tempranamente, en torno a los cuatro años, pero también es frecuente su inicio en plena adolescencia. Suele producirse por una relación de dependencia madre/hijo(a) originando ansiedad excesiva en ambos cuando la separación del lazo familiar es inminente. En los jóvenes limita, a veces, la relación con amigos y la salida de casa.

La fobia escolar puede ir asociada a la ansiedad de separación o a la fobia social. Está relacionada con el contexto escolar y hechos traumáticos reales en la escuela (participación obligatoria en algunas actividades, rechazo de los compañeros, etc.). Puede agravarse por reacciones verbales hostiles por parte del profesorado al no comprender los temores del niño o por conflictos entre los padres y los profesores.

La necesidad de logro y el temor al fracaso ha proporcionado un punto de vista nuevo de la ansiedad escolar. El niño puede adoptar, antes de ir a la escuela o durante los primeros años en ella, un autoconcepto irrealista de su potencial de logro. Si este autoconcepto se destruye por el desempeño real se siente amenazado y desarrolla comportamientos que justifican la necesidad de evitar la asistencia a la escuela. Utiliza la “incapacidad” para evitar la amenaza escolar del suspenso.

Para todas estas situaciones los tratamientos ponen énfasis en las relaciones padres/hijo(a). Se insiste en la conveniencia de un retorno rápido a la escuela, ya que la ausencia continuada indica a los padres y al niño que su temor acerca de la situación está justificado. Los tratamientos se realizarán, a ser posible, durante los primeros días que se observa la ansiedad, puesto que esta situación debería tener una pronta recuperación.

Cualquiera que sea la razón de la ansiedad escolar, no hay duda de que es un problema delicado que puede requerir de intervención profesional, si se desea que el niño asista a la escuela de forma más satisfactoria.

Estas alteraciones normales, propias y habituales de un momento determinado de evolución en la vida del niño (la primera infancia) pueden volverse graves si se dan en otros momentos a lo largo de la vida escolar ya que ésta institución puede transformarse en una fuente de malestar constante para el pequeño. Por eso mismo es importante que se tenga en consideración éste tratamiento para la ansiedad escolar.Twittea parte de este artículo y demuestra que te interesas por la salud de todos.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: