La meditación como medida contra la ansiedad

La ansiedad es un trastorno emocional que afecta a muchas personas, sin importar su edad, género o condición social, pues todos en algún momento hemos experimentado un miedo inexplicable o enfrentado una situación traumática a la que el cuerpo responde.

Durante un ataque de ansiedad nuestra respiración y sentimos como si algo nos asfixiara, por ello caemos en un estado de desesperación y angustia que nos da un enfoque negativo de nuestro entorno.

La ansiedad puede ser tratada a través de diferentes terapias naturales que ofrecen la posibilidad de una verdadera recuperación sin necesidad de recurrir a medicamentos. Aprender a controlar nuestra mente puede traernos más beneficios de los que imaginamos, pues nos hacen sentir tranquilos y en armonía con el entorno.

Lo primero que se debe tomar en cuenta para meditar es el espacio, pues en la búsqueda de la tranquilidad se requiere de un sitio agradable, que esté lleno de luz y aporte energía al cuerpo, haciéndonos olvidar de los aspectos negativos que nos genera la ansiedad.

La posición del cuerpo también es muy importante, por ello se debe buscar una postura cómoda, ya sea sentado en un lugar reconfortante o simplemente en el suelo sobre una alfombra.

La respiración debe ser tranquila y suave, pues un cuerpo bien oxigenado se relaja mucho más fácil. Es muy importante que la inhalación y exhalación sea siempre por la nariz y la boca permanezca siempre cerrada, con la lengua en el paladar para evitar que la respiración se acelere.

Al cerrar los ojos debemos buscar en nuestra memoria un lugar agradable, pero sobre todo que nos inspire seguridad, puede ser un sitio que nos recuerde la infancia o simplemente que nos dé tranquilidad.

La concentración es indispensable para la meditación, ya que los pensamientos son fundamentales para el control de las emociones, por lo regular cuando una persona sufre de un ataque de ansiedad las ideas de que algo malo está por pasar se hacen presentes, lo que causa estragos en nuestro cuerpo, pero si logramos cambiar esa perspectiva desalentadora por la seguridad de superar cualquier obstáculo sin duda los ataques de pánico quedarán en el olvido.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: