La parte del cuerpo que más sufre por la ansiedad… y cómo calmarla

Dolores de cabeza, contracturas en cuello y hombros, problemas digestivos…

Éstas son las molestias físicas que habitualmente relacionamos con el estrés y la ansiedad.

Pero una de las partes del cuerpo que más sufre a consecuencia del estrés y la ansiedad es el pie. Si no lo tenemos en cuenta, podríamos estar ignorando un elemento importante de cara a la prevención y tratamiento de la ansiedad.

Cuando estamos ansiosos o estresados, solemos tensar nuestra musculatura y eso nos hace forzar la postura. Esa tensión afecta directamente a la estructura ósea y musculatura del pie, que acaba sufriendo las consecuencias.

Es curioso observar cómo muchas personas acuden al podólogo para tratar patologías del pie que están ocasionadas por la ansiedad.

Los pies son sistemas de soporte para el resto del cuerpo. Soportan mucha tensión y acaban absorbiendo la carga generada por la ansiedad.

Así lo asegura Fernando Ares, Presidente de la Asociación Europea de Podología Integrativa (AEPI), en el 45º Congreso Nacional de Podología.

El estrés y otros estados emocionales, como la ansiedad o la depresión, provocan una serie de cambios posturales que acaban afectando al pie porque es el que actúa como sistema de adaptación a esos cambios.

Además, se contrae la musculatura, lo que implica menos capacidad de gasto energético, disminución de oxígeno y de ciertos nutrientes y sensación de fatiga. La consecuencia es, en la mayoría de ocasiones, dolor e inflamación e incluso, con el tiempo, cambios morfológicos o roturas fibrilares. Poder frenar la inflamación con medicamentos que modulen la respuesta inflamatoria de manera natural es clave en la curación, añade Ares.

Algunos expertos recomiendan la medicina biorreguladora para tratar el dolor y la inflamación. Según ellos, los medicamentos biorreguladores pueden ayudar, en el caso de los pies, a drenar y detoxificar las células en las que se han acumulado toxinas producidas por el estrés oxidativo, y reducir la inflamación.

Desde TSLA te recomendamos que cuides tu cuerpo. Para ello te proponemos un sencillo ejercicio. Sólo necesitas unos minutos.

Cómo Calmar La Tensión De Los Pies

  1. Ponte en una posición cómoda, sentado o tumbado.
  2. Cierra los ojos y ve llevando tu atención a cada parte del cuerpo, soltando cada parte una por una. Recorre tu cuerpo de arriba a abajo, localizando y soltando las tensiones.
  3. Luego lleva la atención a tus pies. Quiero que notes y relajes cada parte del pie. Para entender mejor cómo relajar,  puedes probar a hacer algo: contrae ligeramente el pie, mantén la ligera contracción unos segundos  y la sueltas. Así, tu cerebro y tu cuerpo entienden la diferencia entre contracción y relajación. Hazlo con la planta de los pies, siéntela, contrayendo primero ligeramente, y soltando la contracción, sintiendo cómo se sueltan y relajan las plantas. Después puede probar a contraer los talones, y soltarlos, sintiendo cómo se destensan. Haz lo mismo con los dedos pequeños, los dedos del centro, y los dedos gordos, el empeine. Permítete soltar cualquier resistencia. Siente la energía interior de tus pies y sigue soltando la tensión.

Esta es una técnica de Calma Corporal que te permite soltar las tensiones que tanto afectan a la salud de tus pies.

Cuando lo haces, los beneficios se generalizan a todo tu sistema de calma. También puedes interesarte por técnicas de mejora postural, fáciles de aplicar a tu rutina. Introduciendo pequeños cambios y buscando espacios para relajar tu cuerpo, estarás eliminando la ansiedad y fortaleciendo tu sistema de respuesta física y mental.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: