Fobias en los niños

Los niños suelen sentir temor ante distintas situaciones que deben enfrentar a lo largo de su vida, como por ejemplo, temor a un examen escolar, temor a pasar junto a un perro grande que esté gruñendo, temor a escuchar ruidos misteriosos durante la noche, etc.

Fobia en los niños

Las fobias  en los niños son temores sumamente intensos que se originan ante determinadas situaciones. Sin embargo, a diferencia de los temores, éstas que no desaparecen  y vuelven a experimentarse cada vez que el  niño se expone a esa situación, por lo que es normal que suelan evitarla.

Un niño que sufre una fobia social podría sentir temor de hablar con un maestro o entrenador, o tener miedo de caminar frente a sus compañeros de clase cuando necesita ir al baño.

Una fobia social podría hacer que para un niño fuera casi imposible leer una reseña sobre un libro frente a la clase o, incluso, disfrutar de una fiesta de cumpleaños. Si bien la mayoría de los niños podrían sentir cierto temor cuando tienen que leer una reseña sobre un libro frente a un grupo numeroso de compañeros o cuando deben hablar con un maestro, un niño que padece una fobia social siente tanto temor que no consigue disfrutar de la vida o desempeñarse como otros niños.

En ocasiones, las personas pueden pensar que un niño que padece una fobia social sólo es tímido, pero no se trata de lo mismo. Un niño que padece una fobia social quizá desee salir y tener muchos amigos, pero no puede controlar su temor de estar con otras personas.

La agorafobia es otro tipo de fobia. Una persona que padece agorafobia temerá sufrir un ataque de pánico si se encuentra en un lugar del que es difícil o incómodo salir. El temor al pánico es tan intenso que suelen evitar aquellas situaciones (como multitudes, carreteras o una tienda llena de gente) donde podrían sufrir un ataque de pánico.

El temor de Marisa a subir en el ascensor se define como claustrofobia. La claustrofobia es el temor de encontrarse en un espacio cerrado, como un ascensor, un túnel o un avión.

Existen tantas fobias como objetos y situaciones. La aracnofobia es el temor a las arañas, mientras que la ablutofobia es el temor a lavarse, o a tomar un baño o una ducha.

Los niños que padecen cualquier tipo de fobias necesitan un tratamiento terapéutico apropiado, el cual necesita del acompañamiento de un psicólogo, psicopedagogo   o psiquiatra. En ciertos casos, el tratamiento para las fobias en los niños debe complementarse  con algún tipo de medicación y la combinación con técnicas de relajación cuyo objeto es enseñarles a mantener el control y enfrentar las fobias a fin de que logren superarlas.

Si deseas obtener mas información sobre las fobias en los niños no dudes en comentar este artículo, intentaremos responder todas tus inquietudes de inmediato.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: