Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Meditación para la Ansiedad

Muchas personas se confunden al iniciarse en meditación para la ansiedad como una técnica al servicio del control. Su problema de ansiedad parte de un excesivo control y encuentran otra forma de alimentarlo. 

Quieren quitarse el malestar a toda costa y confían en que meditar es una buena solución. 

Su deseo es legítimo, el problema es que la estrategia o el enfoque son inadecuados. 

Lee sobre Pensamiento Positivo AQUI

Empiezan su práctica y se frustran al no sólo NO obtener lo que buscaban, si no al obtener más nervios y angustia. Es normal que suceda esta reacción paradójica, porque al meditar, entras en contacto con lo que quieres evitar estar en contacto. Accedes a un estado de apertura, de percibir el estado interno. Estamos programados para evitar esa conciencia de malestar, por eso a veces cuesta tanto pararse y ponerse a respirar. Preferimos comer, evadirnos, perdernos en bucles de pensamientos analíticos… Y la meditación es magnífica para desarrollar una apertura experiencial.

Por lo tanto: la meditación amplifica la ansiedad cuando hay un malentendido de base y ese malentendido es creer que la meditación es para calmarse, y aunque suele ser una consecuencia, una de las intenciones iniciales de la meditación es desarrollar agudeza sensorial, es decir, darte cuenta de cómo surgen imágenes y palabras en la conciencia. 

Repito: desarrollar agudeza sensorial, es decir, darte cuenta de cómo surgen imágenes y palabras en la conciencia.

Como dice Richard Bandler, confundador de la Programación NeuroLingüística, “todos los miedos se superan con agudeza sensorial”. 

DESCUBRE AQUÍ TU TIPO DE ANSIEDAD

El primer paso es darte cuenta cómo se despierta la ansiedad, cómo se alimenta, eso es la agudeza sensorial. El problema es que si no sabes cómo despertar la confianza o cómo responder cuando se despierta la ansiedad, se genera más ansiedad, porque no entiendes el truco… y uno sigue dejándose impactar con el proceso… 

Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?