Síntomas de fobia social

La fobia social es uno de los más comunes y crecientes trastornos de ansiedad. Básicamente, es el miedo a ser observado y juzgado por los demás. Esta situación provoca una profunda sensación de timidez que lleva a quienes la padecen a recluirse en soledad, evitando exponerse ante otras personas. Los niños son foco de la fobia social, la cual les impide interactuar con otros chicos de su edad. El mutismo selectivo es uno de los síntomas de fobia social más evidentes.

Mutismo selectivo

Es una afección médica en la cual un niño que puede hablar bien, deja de hacerlo generalmente en la escuela o en escenarios sociales.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Se desconoce la causa del mutismo selectivo. La mayoría de los expertos cree que los niños con esta afección heredan una tendencia a ser ansiosos e inhibidos. La mayoría de los niños con esta afección tienen cierta forma de fobia social extrema.

Los padres con frecuencia piensan que el niño está rehusándose a hablar, pero generalmente el niño en realidad es incapaz de hablar en ciertos escenarios.

Algunos niños afectados tienen una historia familiar de mutismo selectivo, timidez extrema o trastornos de ansiedad, lo cual puede aumentar el riesgo de sufrir problemas similares. Este trastorno es más común en los niños menores de 5 años.

Este síndrome no es lo mismo que mutismo, en el cual los niños nunca hablan. En el mutismo selectivo, el niño tiene la capacidad tanto de entender como de hablar, pero no logra hablar en ciertos escenarios o ambientes.

Síntomas

Capacidad para hablar en el hogar con la familia

Incapacidad para hablar en ciertas situaciones sociales

Temor a las personas

Timidez

Este patrón de mutismo se debe observar durante al menos un mes, sin contar el primer mes en la escuela, ya que es común que se presente timidez durante este período.

Signos y exámenes

Los profesores y consejeros deben tener en cuenta las cuestiones culturales, como haberse mudado recientemente a un nuevo país y hablar otra lengua. Es posible que los niños que no se sienten cómodos con una nueva lengua no deseen usarla por fuera del entorno familiar. Esto no es necesariamente mutismo selectivo.

Tratamiento

El tratamiento actual involucra cambios de comportamiento, participación familiar y la escuela del niño. Algunos medicamentos para tratar la ansiedad y la fobia social se han empleado de manera segura y eficaz.

La mayoría de las personas consideran que la mirada aprobadora de los demás es necesaria para aceptarse a sí mismos. Los niños crecen y se desarrollan buscando el “visto bueno” de los otros en el marco de una sociedad que les exige ser exitosos y bellos, casi perfectos.  De ahí deviene la inevitable frustración, la fobia social y el mutismo selectivo no es más que un claro síntoma. Hablar acerca del tema y compartir información acerca de los síntomas de la fobia social pueden ser herramientas fundamentales para ayudar a los más pequeños a no sufrir trastornos de ansiedad.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: