Peligros Reales en Adolescentes Que Consumen Ansiolíticos

¿Por qué crees que muchos médicos e investigadores nos están alarmando respecto a la excesiva prescripición de psicofármacos?

Los psicofármacos bien usados son una herramienta beneficiosa para las personas con ansiedad. El problema es que los psicofármacos mal usados se covierten en una herramienta peligrosa y destructiva.

Los médicos que recetan psicofármacos para la ansiedad o el insomnio a los adolescentes, pueden estar participando en la creación de una nueva generación de consumidores de drogas recreativas ilegales, según investigadores de la Universidad de Michigan.

Estos investigadores han realizado el primer estudio longitudinal para determinar si los adolescentes que habían sido tratados con medicamentos para la ansiedad o el insomnio tenían mayor probabilidad de consumir medicamentos ilegalmente (con recetas de otras personas o con uso recreativo).

El estudio contó con 2.745 adolescentes. El 9% había recibido alguna prescripción de medicamentos para la ansiedad o para dormir durante su vida, y más de un 3% recibió al menos una receta durante el período de estudio, de tres años.

Se formaron tres categorías:

  1. medicamentos para la ansiedad o para dormir nunca prescritos.
  2. medicamentos prescritos dentro del período de estudio de tres años.
  3. medicamentos prescritos esos medicamentos antes del estudio.

Los adolescentes del 2º grupo eran 10 veces más propensos a abusar de esos medicamentos los dos años siguientes, para drogarse o para experimentar, que los adolescentes sin receta. Los del 3er grupo eran 12 veces más propensos.

«Reconozco la importancia de estos medicamentos en el tratamiento de problemas de ansiedad y del sueño», dijo Carol Boyd, Profesora de Enfermería y autora principal del estudio. «Sin embargo, el número de adolescentes a los que se prescribe estos medicamentos y el mal uso de ellos es preocupante por varias razones.»

Tenemos que recordar que las benzodiacepinas son adictivas. Además pueden ser fatales cuando se mezclan con alcohol.

Boyd nos recuerda el caso del actor Heath Ledger. El informe tras su fallecimiento concluía que su muerte era resultado de una intoxicación aguda por los efectos combinados de oxicodona (analgésico), hidrocodona (opiodie), diazepma (benzodiacepina), temazepam (benzodiacepina), alprazolam (benzodiacepina) y doxilamina (antihistamínico). Es decir, un abuso y mal uso de medicamentos para la ansiedad y el dolor.

El estudio recomienda una mejor educación para los padres y adolescentes a los que les son prescritos este tipo de medicamentos. En caso de que el tratamiento farmacológico sea la mejor opción, es necesario un adecuado seguimiento de cada caso.

Además, es importante formar a los jóvenes y a los padres en tratamientos psicológicos para la ansiedad y el insomnio. La adolescencia es una etapa decisiva para adquirir estrategias útiles para el futuro.

Muchos de estos problemas podrían resolverse si los adolescentes conocieran técnicas psicológicas sencillas y eficaces para sentirse mejor. La psicoeducación es clave para que conozcan los riesgos de los psicofármacos y para que consoliden una autoestima equilibrada y poder encontrar formas sanas de divertirse.

 

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: