Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Síntomas físicos de las crisis de angustia y ansiedad

Las crisis de angustia y ansiedad son cada vez más frecuentes en personas de diferentes edades y ambos sexos. Con frecuencia estos trastornos son confundidos por quienes los padecen con otras enfermedades o padecimientos ya que los síntomas se parecen mucho a los de afecciones cardiorrespiratorias. Es por eso que en  este artículo te presentamos los síntomas físicos más frecuentes de las crisis de angustia y ansiedad para que aprendas a diferenciar estos estados de otro tipo de afecciones.

La hiperventilación

La hiperventilación es una de las acciones más características en un alto porcentaje de las crisis de pánico. Se trata de una respuesta normal y natural de nuestro organismo ante situaciones de estrés, de lucha o huída ante una amenaza o peligro, sea éste real o imaginario.

Cuando hiperventilamos realizamos respiraciones con mayor frecuencia de lo que necesitamos en condiciones normales. Ello provoca una serie de reacciones en nuestro organismo de tal modo que, entre otras, se contraen nuestros vasos sanguíneos, especialmente los que se encargan de transportar el oxígeno a nuestro cerebro. Por ello, su práctica nos puede llevar a experimentar mareos, vértigo, falta de aliento, visión borrosa, irrealidad, confusión etc.

Esta actividad también hace que no llegue el oxígeno necesario a nuestros tejidos, por lo que podemos apreciar una mayor frecuencia cardiaca con el fin de conseguir llevar sangre a donde se necesita, apareciendo síntomas como hormigueo en brazos y piernas, rigidez muscular, manos húmedas y frías y sensación de opresión en el pechoante la dificultad de respirar.

Por todo ello, no es de extrañar que quienes sufren crisis de pánico e hiperventilan mientras éstas le suceden, experimenten ese conjunto de sensaciones desconocidas e impactantes.

Si tenemos identificadas las sensaciones o síntomas anteriormente descritos, seremos capaces en los momentos en que aparezcan de atender a estas sensaciones, identificándolas y observándolas con atención, sin huir ni luchar contra ellas.

Sensación de opresión en el pecho

Esta sensación provoca intenso temor en muchas personas que han sufrido crisis de pánico o episodios de miedo intenso. No es una sensación que pueda aparecer de forma aislada pero, sin embargo, quienes la temen sí tienen cierta tendencia a experimentarla, y más aún un miedo intenso a que esto suceda en numerosas ocasiones en las que parece que va a manifestarse, provocándoles con ello un malestar de mayor o menor intensidad.

El siguiente ejercicio consiste en estar atentos a cuando esta sensación se hace presente. Esto puede ocurrir en cualquier momento del día, pero a la persona afectada no le costará trabajo identificarla, pues está muy adiestrada debido a su constante temor a que aparezca. Deberemos ser capaces de observar con atención cómo viene y cómo ella sola se va, sin más. Cuanto más atentamente la observemos sin huir de ella (mentalmente), más rápido desaparecerá.

Al principio nos costará trabajo y es normal que en varias ocasiones la rechacemos sin poder controlarnos. Ello no debe importarnos; deberemos ser capaces deasomarnos a esta sensación aunque tengamos que hacerlo poco a poco, en varios intentos. Cuando seamos capaces de hacerlo, de observar cómo viene y cómo se va, valientemente y con atención, la sensación dejará de causarnos malestar y perderá protagonismo, con lo que dejaremos de experimentarla tan a menudo y tan intensamente, y le perderemos el miedo.

Palpitaciones

Cuando nos alarmamos por cualquier motivo nuestro corazón comienza a latir más rápido, preparándose para cualquier amenaza real o imaginaria, que haya percibido nuestro organismo. Por consiguiente, es perfectamente normal que nuestra frecuencia cardiaca aumente con facilidad dada la cantidad de momentos en los que podemos alarmarnos.

También cuando realizamos cualquier actividad física que lo requiera, desde pasear a correr, subir escaleras o bailar, es normal que nuestro corazón aumente su ritmo de latidos.

Las crisis de angustia y ansiedad presentan síntomas emocionales  que son los que desencadenan los síntomas físicos. Estos, en definitiva son los que  resultan  más molestos y limitantes para las personas que los padecen y que muchas veces no saben identificar como señales de un trastorno nervioso. Si has experimentado alguna de las sensaciones anteriormente mencionadas y tienes alguna duda o necesitas ayuda  no dejes de enviarnos tus comentarios.

Hay 2 tipos de persona con ansiedad... ¿cuál estás siendo?

Click Here to Leave a Comment Below

dejar de fumar

Esto es realmente interesante, eres un blogger muy profesional. Me he unido a tu RSS y espero encontrar más cosas en este gran blog. Además, !he compartido tu sitio en mis redes sociales!

Saludos

Reply
Leave a Reply: