Trastorno de pánico y agorafobia

Una de las principales características del trastorno de pánico y agorafobia es la presencia de ataques de pánico inesperados vinculados a situaciones en las que la persona siente miedo o malestares intensos al estar en espacios abiertos.

En este artículo encontrarás toda la información acerca de cómo se desarrolla el trastorno de pánico y agorafobia, cuáles son sus síntomas y qué medidas tomar para prevenir que se agrave.

Del pánico a la agorafobia

 Después de varios ataques, el miedo y la preocupación aumentan. Muchas personas empiezan a evitar las situaciones en las que tuvieron esos ataques, las situaciones en las que sería difícil escapar o encontrar ayuda si se diese un ataque o las situaciones en las que se sentirían avergonzados si tuviesen dicho ataque, como reuniones sociales. De este modo, su vida se va viendo cada vez más y más restringida, hasta que puede llegar un momento en que no se atrevan a salir de casa por miedo a tener un ataque. Esto es lo que se llama agorafobia, y se da en un gran número de personas con trastorno de pánico, aunque no en todas.

Conforme el trastorno se agrava y va pasando el tiempo sin que cambien las cosas, algunas personas acaban deprimidas o recurren al alcohol y medicamentos para tratar de controlar sus síntomas. Pueden tener problemas laborales e incluso llegar a perder el trabajo o abandonarlo. Uno de cada 5 intenta suicidarse. Con frecuencia son mal diagnosticados debido a que se confunden sus síntomas con enfermedades físicas, como problemas cardíacos, hipertiroidismo y ciertos tipos de epilepsia.

 Situaciones y actividades que suelen evitar los agorafóbicos

 Estar lejos de casa, estar solos (sin la compañía de alguien que pudiera ayudarlos en caso de ataque), esfuerzo físico, lugares de los que es difícil escapar en caso de ataque de pánico (restaurantes, cines, grandes almacenes, transporte público), lugares en los que se sentirían avergonzados si tuviesen un ataque (reuniones, encuentros sociales…).

Para hacerlo más simple, podríamos decir que el trastorno de pánico y agorafobia es el conjunto de procesos cognitivos que operan en una persona  que se encuentra muy condicionada a vivir situaciones o sensaciones que le pueden llegar a producir miedo intenso.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: