Trastorno de pánico y su tratamiento farmacológico

En la actualidad existen diversas formas de tratar los padecimientos vinculados a desequilibrios emocionales  que cada vez son más frecuentes en las personas, sin importar el sexo o la edad.  El trastorno de pánico y su tratamiento farmacológico es uno de los temas sobre los que más dudas surgen, por eso en el artículo que te presentamos a continuación encontrarás información acerca del trastorno de pánico y su tratamiento farmacológico.

Aunque distintos tipos de fármacos son eficaces para tratar el trastorno de pánico, la recomendación actual es utilizar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina como terapia de primera elección.

Las principales manifestaciones del trastorno de pánico (TP) son las crisis de pánico espontáneas y recurrentes, entremezcladas con ansiedad anticipatoria de nuevos episodios, y en casi 2 tercios de los pacientes, evitación agorafóbica. La enfermedad suele iniciarse entre la adolescencia tardía y mediados de la cuarta década de vida, y tiene un impacto significativo a nivel personal, con notable discapacidad, reducción en la calidad de vida y menor funcionalidad laboral y social. Actualmente existen varios medicamentos con probada eficacia en el TP, y se ha estimado que cerca del 75% de los pacientes tienen buena respuesta a alguno de esos fármacos. También existen evidencias sustanciales acerca de la eficacia de los tratamientos psicoterapéuticos, particularmente la terapia cognitivo-conductual.

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y antidepresivos tricíclicos
Los ensayos controlados y los metaanálisis han demostrado que los antidepresivos tricíclicos (ATC), especialmente la imipramina, son más eficaces que los placebos para tratar el TP. Por su parte, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son considerados actualmente el tratamiento farmacológico de primera elección para el TP. Estos últimos son tan eficaces como los ATC o las benzodiazepinas, pero por lo general son mejor tolerados. Aunque existen pocos estudios comparativos, se ha demostrado que la paroxetina, el citalopram y la fluvoxamina son tan eficaces como la clomipramina. Para ambos grupos de fármacos (ATC e ISRS), las evidencias indican que la mejoría no sólo depende de la resolución de los síntomas afectivos asociados, sino que se produce un verdadero efecto antipánico. Además, estos medicamentos parecen mejorar todos los componentes del TP, con una mejoría en primer lugar de la frecuencia e intensidad de las crisis, y luego de la ansiedad anticipatoria y la agorafobia.
Un fenómeno importante que puede producirse al inicio del tratamiento antidepresivo (10% al 35% de los pacientes), recalcan los autores, es un aumento transitorio en la ansiedad, frecuentemente asociada con insomnio, irritabilidad, desasosiego y empeoramiento de las crisis de pánico. Esto parece deberse a una sobreestimulación de los receptores serotoninérgicos, pero al cabo de unas pocas semanas se genera tolerancia a este efecto. Para evitar este inconveniente es importante iniciar el tratamiento con dosis bajas (menores que las usadas para tratar la depresión) e ir aumentando lentamente. En el caso de la paroxetina se ha sugerido una dosis inicial de 10 mg diarios, para la fluoxetina 5 mg diarios, y para la sertralina 25 mg diarios.
Aunque no se ha determinado la duración óptima del tratamiento, comentan los expertos, existe consenso general en que debe extenderse por 8 meses como mínimo, e inclusive algunos expertos sugieren continuar hasta los 24 meses. En el caso de los ATC, los efectos colaterales incluyen fenómenos anticolinérgicos y cardiovasculares. Además, algunos ATC pueden ser letales en caso de sobredosis. Los efectos secundarios de los ISRS incluyen náuseas, diarrea, anorexia, insomnio, ansiedad y disfunción sexual. Aunque son tan frecuentes como con los ATC, son generalmente más leves y mejor tolerados. Además, la sobredosis de ISRS es mucho menos peligrosa que la de ATC.
Si se interrumpe en forma abrupta el tratamiento con antidepresivos puede producirse un síndrome de abstinencia que suele aparecer al segundo o tercer día del cese. El fenómeno es leve y por lo general resuelve en forma espontánea al cabo de 2 a 3 semanas.

Nuevos antidepresivos
Estudios controlados con placebo indican que la venlafaxina y la reboxetina son eficaces en el TP. Un pequeño estudio sugiere además que la mirtazapina es tan eficaz como la fluoxetina.

Inhibidores de la MAO
La fenelzina parece ser tanto o más eficaz que los ATC si se la administra en dosis adecuadas (45 a 90 mg diarios), destacan los autores. Sin embargo, las restricciones dietarias, el peligro de la ?reacción del queso? y los efectos colaterales de los inhibidores de la MAO determinan que estos fármacos deban utilizarse con cuidado, por lo que generalmente se los reserva para los casos resistentes a otros medicamentos.

El trastorno de pánico y su tratamiento farmacológico es un tema muy tocado en la actualidad debido a la frecuencia con la que aparece este padecimiento. Por eso aquí te damos la opción de dejar tu comentario, experiencia o consulta y te responderemos a la brevedad.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: