Tratamiento ansiedad social

No existe un sólo tratamiento para la ansiedad social, debido a que como en el resto de los trastornos emocionales los síntomas son variables dependiendo de la persona y se puede llegar a tardar un tiempo hasta que se da con el tratamiento que sea mejor para el paciente.

En este artículo les presentamos varios tipos de tratamiento para la ansiedad social :

Tratamiento psicológico

Antes de nada debemos ponernos en contacto con un psicólogo que nos ayude a seguir un tratamiento personalizado. En cualquier caso, el tratamiento psicológico no siempre da buenos resultados por si sólo, ya que a veces este trastorno lleva demasiado tiempo arraigado en la vida del paciente, hasta el punto de hacerle creer que forma parte de su personalidad y no de un simple comportamiento aprendido basado en patrones inconscientes erróneos, como en realidad es.

La terapia que ha demostrado una mayor eficacia en el tratamiento específico de la fobia social es la llamada cognitivo-conductual. La parte cognitiva consiste en entrenar al paciente, para detectar sus pensamientos y reemplazar o modificar aquellos que no resultan útiles para su mejor calidad de vida. La conductual consiste en la exposición controlada a aquellas situaciones que causan ansiedad. Con esto se consigue que la ansiedad causada por las distintas situaciones, vaya disminuyendo paulatinamente hasta llegar a un nivel controlable por el paciente. El psicólogo enseña al paciente unas técnicas basadas en habilidades sociales para que este pueda controlar la ansiedad sin que lleguen a aparecer los síntomas fisiológicos, una vez conseguido esto a través de un proceso de meses de tratamiento, el paciente podrá enfrentarse a aquellas situaciones que antes creía no poder afrontar.

La combinación de ambas terapias permite a la persona que sufre estos trastornos conocer y cambiar su estilo de pensamiento, lo que lleva a un cambio de comportamiento, para lograr así, una mejora significativa en la calidad de vida.

Tratamiento con Fármacos

Existen actualmente muchos fármacos de la familia de los ansiolíticos que se han demostrado eficaces para el tratamiento de la fobia social, aunque muchos de ellos cuentan con un gran inconveniente que son los efectos secundarios que tienen. Los tratamientos farmacológicos aquí expuestos deben ser administrados bajo supervisión médica y nunca por propia iniciativa.

Analizamos brevemente, los más utilizados:

Prozac: Este medicamento está indicado para el tratamiento de las depresiones graves y la fobia o social. Fue diseñado originalmente para tratar la depresión, pero después se vio que alteraba algunos rasgos de la personalidad, como las actitudes depresivas, la agresividad, la irritabilidad, y al igual que estas también actuaba la timidez.

Hipérico: Es una especie de prozac pero de origen natural y tiene menos efectos secundarios que el prozac. Se trata de un extracto de una planta, la hierva de san Juan. Al igual que el prozac está indicado para problemas depresivos y fobias. Como antidepresivo la acción se manifiesta al menos dos semanas después de iniciado el tratamiento.

Seroxat: Está indicado para combatir las depresiones y timidez patológica o fobias sociales. Es un medicamento comercializado en todo el mundo para tratar la depresión, pero se ha descubierto que también es efectivo para combatir la ansiedad y las fobias sociales.

Otros fármacos para el tratamiento de fobias sociales son: Trankimazin, Rivotril, Lexatin, Tenormin, etc.

Tratamiento grupal

Los grupos de autoayuda, son un recurso muy a tener en cuenta para los afectados de fobia social, aunque quizá pueden ser difíciles de organizar por el mismo carácter de la fobia social, lo que si se les reconoce es una gran utilidad en el intercambio de información, al tener en ellos la posibilidad de hablar con otros que están atravesando situaciones similares y así perder la vergüenza de decirlo públicamente. Durante los encuentros de estos grupos son utilizadas las técnicas y estrategias cognitivo conductuales, conducidas normalmente por psicólogos y psicoterapeutas especializados en el tratamiento cognitivo conductual, los cuales han tenido anteriormente un coloquio individual con los participantes.

Ventajas que ofrece este tratamiento:

• Comprobar que no se es único.
• Independencia del paciente, es él quien se resuelve los problemas no tiene que esperar la guía personalizada del terapeuta.
• Compromiso público para el cambio , que comporta la presión del grupo para cambiar.
• Motivación al cambio por el éxito de los demás. Les ayuda a creer en las técnicas que se emplean.
• Beneficio de que hay otras personas para crear situaciones sociales diversas.
• Se puede mantener el rechazo o el hecho de reconocer el síntoma de ansiedad que no se da en la situación social. Casi nunca a nadie se le dice te has puesto colorado en una situación social.

Si te han diagnosticado ansiedad social y estás transitando o has transitado alguno de los tratamientos para la ansiedad social que presentamos en el artículo anterior, te invitamos a que cuentes tu experiencia o nos preguntes tus dudas.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: