Viabilidad de los tratamientos de ansiedad infantil

Los niños y adolescentes no están exentos de sufrir preocupaciones o inquietudes que los dominen por completo y que no les permitan  desarrollarse con normalidad y tranquilidad en todas las áreas de la vida. A este respecto, cabe preguntarse cuál es el tratamiento para la ansiedad infantil. Aquí, algunas posibles respuestas.

Ayuda disponible para los jóvenes con estos trastornos
Los niños y adolescentes con estos trastornos pueden beneficiarse de una variedad de tratamientos y servicios. Tras un adecuado diagnóstico, pueden ser los siguientes:

  • Tratamiento cognitivo-conductual, mediante el cual los jóvenes aprenden a tratar sus miedos modificando las formas en que piensan y se comportan;
  • Técnicas de relajación;
  • Biofeedback (control del estrés y tensión muscular)
  • Terapia familiar;
  • Formación familiar; y
  • Medicación.

Mientras que las terapias cognitivo-conductuales son efectivas en el tratamiento de algunos trastornos de ansiedad, la medicación trabaja bien en otros. Algunas personas con trastornos de ansiedad se benefician de una combinación de ambos. Se requiere más investigación para determinar qué tratamiento funciona mejor para los diversos tipos de trastornos de ansiedad.

¿Qué pueden hacer los padres?
Si los padres u otros cuidadores observan síntomas repetitivos de trastornos de ansiedad en sus niños o adolescentes, deberían:

  • Hablar de ello con su médico de cabecera para que determine si los síntomas son ocasionados por un trastorno de ansiedad o por algún otro trastorno y también puede derivar a un profesional de la salud mental.
  • Buscar un profesional de la salud mental especializado en trabajar con niños y adolescentes, que utilice la terapia cognitivo-conductual o terapia del comportamiento, entre otras.
  • Obtener información adecuada de bibliotecas, librerías u otras fuentes
  • Asesorarse sobre tratamientos y servicios
  • Hablar con otras familias en sus respectivas comunidades.
  •  Localizar organizaciones o asociaciones de familias con el mismo problema.

Las personas que no están satisfechas de la atención recibida en esta área deberían dirigir sus quejas a la institución o persona que se las ha facilitado, pida información o busque a través de otras fuentes.

Como hemos visto, es fundamental el rol de la familia en el tratamiento de la ansiedad infantil. Un núcleo familiar consistente y presente con el menor facilitará el problema y ayudará a evitar problemas a futuro.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: